Un informe bloquea la transformación del empaquetado de Garachico en espacio cultural

5 minutos de lectura

El municipio estrenará en breve la nueva plaza y las aceras anexas al inmueble, que han costado 430.000 euros

Garachico estrenará en breve la nueva plaza y las aceras que rodean el edificio del antiguo empaquetado de plátanos de La Fast, que han costado 430.000 euros y han sido financiadas por el área regional de Turismo. Con el entorno renovado, el Ayuntamiento de la Villa y Puerto sigue a la espera de un último informe de la Consejería de Planificación Territorial del Gobierno de Canarias sobre la servidumbre de tránsito alrededor de la vieja nave para poder desbloquear el proyecto que pretende transformar este inmueble de uso agrícola en el gran espacio cultural de la Isla Baja.

De los plátanos a la cultura

El alcalde garachiquense, José Heriberto González, no oculta cierto desánimo por la «lentísima» tramitación de este y otros informes sectoriales que, de forma habitual, afectan a los proyectos en Garachico. Señala que la falta de personal en muchos departamentos claves genera «retrasos desesperantes» en trámites aparentemente sencillos. «Vemos como se paralizan proyectos fundamentales y todo se eterniza. Para el proyecto del espacio cultural del empaquetado nos falta un informe sobre la servidumbre de tránsito alrededor del edificio, que encima mejorará con el proyecto. Debe elaborarlo Política Territorial, pero también interviene Costas, así que ya no nos atrevemos a hablar de plazos. Sólo espero que llegue este año», señala González.

Plaza junto al empaquetado

«Los municipios que, como el nuestro, dependen mucho de los informes sectoriales para casi todo, lo estamos pasando muy mal», subraya. En el caso de la mayor actuación prevista en Garachico, ese informe es el último paso antes de que se pueda licitar una obra de casi 3 millones de euros.

El Ayuntamiento, con el apoyo del Gobierno de Canarias y del Cabildo de Tenerife, compró por un millón de euros el viejo empaquetado a finales de 2017. Casi cuatro años después aún continúan los tortuosos trámites burocráticos entre administraciones para poder comenzar la obra. Esta iniciativa ha requerido informes preceptivos de Costas, Patrimonio Histórico, Política Territorial o Carreteras. Una larga espera que, en ocasiones, incluye nuevas peticiones y requisitos técnicos que retrasan aún más los proyectos.

Garachico sueña con que estas tres naves que durante décadas vieron pasar toneladas de plátanos de la Isla Baja se conviertan en un gran espacio cultural polivalente, de unos 800 metros cuadrados. González esperaba que la obra comenzara en 2020, ahora ya ve difícil que sea en 2021 y no se atreve a dar fechas, aunque su mirada está puesta en 2022.

Garachico se vuelca con la mejora de sus infraestructuras culturales

Respecto a la nueva plaza y las aceras, a finales de este mes está previsto que se abran al público, «en cuanto se rematen algunos detalles». Al alcalde le preocupa la imagen que da el deteriorado empaquetado de La Fast y se plantea colocar alguna lona que cubra los muros hasta que puedan empezar las obras de remodelación.

Escuela de música

En Garachico ya se trabaja en la demolición del antiguo colegio Martín de Andújar, en el casco histórico. Los operarios se encargan de retirar todos los elementos que quedan en el inmueble, como loza sanitaria, puertas y ventanas, para iniciar pronto las labores de demolición. Una vez terminadas, la empresa adjudicataria de la obra de la nueva escuela de música, valorada en 900.000 euros, comenzará a trabajar en el mismo solar.

Fuente: El Día

Noticia anterior...

Costas se plantea demoler la piscina municipal de Los Silos

Siguiente noticia...

Los socialistas de San Juan de la Rambla reaccionan ante los “furibundos ataques políticos” de AUP Sí se puede a Velázquez y Domínguez