¿Seguirá al alza la inflación americana?

4 minutos de lectura

En febrero de 2021 el IPC americano registró su mayor subida desde marzo del año pasado: nada más y nada menos que un 1.7%. Esto supone un 0.4% más que el mes anterior; aún así, muchos expertos esperaban una subida incluso mayor para esta cifra. Esta subida “desacelerada” se ha debido principalmente a las bajadas de precios para servicios tales como los vehículos usados o la sanidad (recordemos que privada en EEUU) y para los productos textiles. En contrapartida se encuentran los alimentos y el petróleo, cuyos precios sí que han subido en los últimos meses.

En cuanto a la inflación, ésta subió un 0.4% en febrero, una décima más de lo que lo había hecho el mes anterior; los expertos esperan un crecimiento de ésta en los próximos meses. Así lo apunta Carlos Valverde, economista y comentarista para Tickmill: “una mayoría de economistas esperamos que la inflación siga aumentando durante el segundo trimestre y los propios datos de momento así nos lo van confirmando en enero y febrero”.

Este supuesto vendrá dado, al menos en la teoría, por la paulatina desaceleración de las restricciones por la COVID y la vuelta a la normalidad propiciada por los programas de vacunación. También el foco está puesto en el ahorro de la pandemia, esto es, el dinero que los ciudadanos hayan podido ahorrar debido a los confinamientos y la crisis sanitaria en general. Dependiendo de si estos ahorros se gastan o no, o también de qué forma se invierten, podrá pasar una cosa u otra. Por ahora, sin embargo, es muy pronto para saber qué ocurrirá en este frente.

También algunos han alzado la voz en cuando a sus preocupaciones por el nuevo paquete de ayuda financiera de Biden: los 19 billones de dólares de los cuales más de un billón serán repartidos entre los ciudadanos estadounidenses en lotes de 1.400 dólares. Estos se sumarán a los 600 dólares americanos que el expresidente Trump ya repartió el pasado mes de diciembre. Muchos temen que este “estímulo” a la economía se traduzca en una muy fuerte subida de los precios. La secretaria del Tesoro estadounidense ha tenido que pronunciarse esta semana para calmar los ánimos, asegurando que el peor supuesto no llegará a ocurrir ya que vigilarán el panorama económico de cerca y harán uso de las herramientas existentes para paliar este tipo de consecuencia.

También cabe hacerse la pregunta ¿tan perjudicial sería esta posible subida de precios? Muchos aseguran que este supuesto sería incluso deseable, ya que nos estaríamos acercando a los objetivos del BCE que por tantos años no hemos logrado alcanzar. Otros expertos en la materia aseguran que lo perjudicial es, de hecho, los niveles bajistas de inflación de los últimos años. 

Por lo pronto, nadie sabe qué ocurrirá con la economía estadounidense y mundial en los próximos meses. Lo que está claro es que los efectos de la pandemia sobre los distintos mercados perdurarán en el tiempo, no se sabe de qué forma.

Noticia anterior...

Torres: “La prioridad del Gobierno canario ha sido salvar vidas, mantener y reforzar desde lo público los servicios esenciales, la protección de las personas más vulnerables y la conservación de la máxima actividad económica”

Siguiente noticia...

Los premios ‘Agrocanarias’ se adaptan a la nueva realidad del sector vitícola de las islas en un año muy afectado por la pandemia