San Juan de la Rambla homenajea al sacerdote José Díaz Mesa

6 minutos de lectura

A partir de este sábado la calle donde nació pasará a denominarse con su nombre. Además, se reconocerá su labor vecinal en la conservación del drago del barrio

El Ayuntamiento de San Juan de la Rambla, atendiendo a lo fijado dentro de los actos de celebración del I Centenario de la concesión del título de Villa por parte del Rey Alfonso XIII y  lo acordado por unanimidad en el pleno monográfico de honores celebrado el pasado 18 de marzo, planea celebrar este sábado 24 de julio un reconocimiento, a título póstumo, a la dilatada vida sacerdotal, los cargos y ministerios desempeñados y el talante personal del hijo de este pueblo, el sacerdote José Díaz Mesa, con la rotulación honorífica de la calle La Vera Alta, vía en la que nació, que a partir del sábado llevará su nombre.

El alcalde Ezequiel Domínguez destaca “la importante figura de este vecino de La Vera, que nacido en agosto de 1930, dedicó toda su vida a hacer el bien a través de la Iglesia, institución en la que ejerció con varios cargos destacados como presbítero, mayordomo, viceprovisor del Obispado o vicepresidente del Cabildo Catedral. Además, es por todos recordado su afán por ayudar al más necesitado, siendo benefactor de numerosos ahijados y vecinos del lugar”.

Al mismo tiempo, durante el acto se develará una placa de reconocimiento público a los vecinos de  este lugar que, generosamente, renunciaron a su plaza para salvar las raíces del ejemplar del Drago que se encuentra en La Vera, el cual es hijo del centenario y más longevo de los ejemplares que existían en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna, ya desaparecido, y conocido popularmente  como el Drago del Seminario.

Al acto, que se celebrará a las 17.00 horas en la plaza del Drago del barrio de La Vera, acudirá el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, mientras que la glosa será expuesta por el cronista oficial de la Villa, Pedro Ángel Gómez Barreto. El apartado musical estará protagonizado por el coro lagunero Voces Católicas.

A partir del próximo sábado esta calle llevará su nombre

Una vida consagrada a la Iglesia

José Díaz Mesa nació en San Juan de la Rambla en agosto de 1930, en el barrio de La Vera, hijo de Silvestre y Cesárea, ambos agricultores y vecinos de la calle la Fuentita. Cursó estudios en el Seminario Diocesano y también en la Universidad de La Laguna, donde obtuvo la licenciatura en Derecho.

Dentro de la Iglesia Católica es admitido a tonsura el 23 de agosto de 1952 y pasa a lector el 28 de febrero de 1953. Meses más tarde, el 14 de junio del mismo año, ayuda o acompaña al presbítero como acólito. Siguiendo con las órdenes menores o grados que figuran en su informe de Cargos y Ministerios, el 18 de diciembre de 1954 pasa a ser subdiácono y diácono el 26 de marzo de 1955. 

Sirviendo a la Diócesis de San Cristóbal de La Laguna -Nivariense o de Tenerife- estando de obispo titular Domingo Pérez Cáceres, es habilitado como presbítero el 4 de junio de 1955. A partir de entonces ejerce como profesor de Religión, miembro del Consejo de Economía y del Colegio de Consultores; delegado Diocesano y prefecto, en 1955, del Seminario Diocesano de Tenerife. En 1958 pasa a ser capellán de las Siervas de María, en La Laguna; y desde 1960 a 1979 integra el grupo de dignidades en la Catedral de La Laguna como canónigo. En el transcurso del año 1962 ejerce de mayordomo en el Seminario Diocesano, tareas que compatibiliza con las labores docentes como profesor de literatura e historia en el Instituto Cabrera Pinto.

En su relación de cargos figura que en base a su formación en derecho, en 1968 pasa a ser vice-provisor del Obispado y de 1979 a 1993 es el encargado de dirigir el rezo del oficio divino -y por extensión de toda la liturgia- como canónigo chantre de la Catedral. Alterna estas responsabilidades con la designación de gobernador ecco del Obispado en 1982, pasando a ser canciller interino entre 1983 y 1984 y secretario del Consejo del Presbiterio en 1992. Como se sabe, el denominado el Senado del obispo, en representación del Presbiterio, tiene por misión ayudar al obispo en el gobierno de la Diócesis conforme a la norma del derecho. De 1993 a 2006, año en que fallece, es designado canónigo arcipreste, vicario y vicepresidente del Cabildo Catedral.

Gozó de la confianza de diferentes obispos de Tenerife, desde Domingo Pérez Cáceres (1947-1961) al actual Bernardo Álvarez Afonso, pasando por Luis Franco Gascón (1962-1983), Damián Iguacén Borau (1984-1991) y Felipe Fernández García (1981-2005).

Noticia anterior...

Premios de FIFEDE a la igualdad laboral para la Autoridad Portuaria y la Asociación de Familias Monoparentales

Siguiente noticia...

El próximo lunes entrarán en vigor las medidas de todos los nuevos niveles de alerta en Canarias aprobados ayer