Los incendios obligan a evacuar a 1.400 personas en el Norte de la isla

8 minutos aproximados de lectura

El fuerte viento y el fuego descontrolado se unieron ayer para dar forma a un domingo diabólico en el norte de Tenerife durante el que fue necesario evacuar a unas 1.400 personas en Santa Úrsula, La Orotava, Los Realejos y Puerto de la Cruz, según informó anoche el presidente insular, Pedro Martín. Unos 580 evacuados tenían previsto dormir anoche en el refugio habilitado por Cruz Roja en el polideportivo de La Victoria.

Las rachas golpearon con fuerza el Valle de La Orotava y otras zonas del norte desde las primeras horas del día. Durante toda la madrugada se sucedieron los incidentes a causa del viento: caída de ramas, árboles, muros, vallas y señales; desprendimiento de tejas, carteles y cubiertas, e infinidad de pequeñas incidencias en calles y vías de la comarca. La situación ya era muy complicada cuando, en torno a las 9:30 horas, se produjo el primer incendio en la zona de Colombo, en las medianías de La Orotava.

La mezcla de viento y fuego generó, en cuestión de horas, una sucesión de incidentes que desbordó todos los dispositivos y obligó a los ayuntamientos afectados a dejar de atender cientos de avisos por viento para centrarse, en exclusiva, en apagar las llamas que el viento no dejaba de avivar y de propagar.

A las 11:30 horas, el Ayuntamiento villero daba por controlado el incendio de Colombo, pero apenas una hora después, la preocupación se trasladaba a Las Candias, en la zona baja del municipio, donde las llamas rodeaban numerosas viviendas y crecían a ambos lados de la carretera de La Luz. En esta zona de La Orotava se evacuó, sobre la una de la tarde, a los primeros 70 afectados.

Con el fuego de Las Candias acercándose peligrosamente a las naves industriales y centros comerciales del polígono San Jerónimo, empiezan a aparecer focos de origen desconocido en varias zonas de cinco municipios cercanos. Entre las dos y las tres de la tarde llegan a coincidir hasta una docena de incendios activos en La Orotava, Los Realejos, Puerto de la Cruz, Santa Úrsula y La Guancha. Pese a que se activaron bomberos de La Laguna, La Orotava e Icod; Brifor; Protección Civil; UME, y Bomberos Voluntarios, se vivieron momentos angustiosos, ante la imposibilidad de llegar a todas las zonas y la cercanía de las llamas y el humo a viviendas y vías.

En La Guancha, la caída de un gran eucalipto afectó a un tendido eléctrico que generó un incendio junto a la TF-342, en la zona de La Patrona; en Puerto de la Cruz, en La Asomada, varios focos obligaron a vecinos y bomberos a trabajar a destajo para apagar las llamas; en Los Realejos se registraron tres focos en La Montaña, dos en Icod el Alto y uno cerca de la playa del Socorro, y en Santa Úrsula, se generaron seis: en la calle Tijarafe, La Corujera, Tosca de la Iglesia, Tosca Ana María, Lomo Román y La Quinta. Además, el Cabildo informó de otro incendio en San Juan de la Rambla.

Aunque los daños no se habían valorado al cierre de la edición de ayer, el Ayuntamiento de Santa Úrsula confirmó la existencia de al menos tres viviendas afectadas por las llamas en Lomo Román y en La Quinta. En Icod el Alto, en Los Realejos, el fuego también afectó a alguna edificación cerca de la calle Las Gallineras. En esta zona de medianías se desalojó temporalmente a más de un centenar de vecinos.

El Ayuntamiento de Santa Úrsula se vio sorprendido a mediodía con varios incendios en pleno casco urbano, con una densa humareda que aconsejaba desalojar numerosas viviendas. Primero se pidió la salida de los 150 vecinos de las calles Monroy, Cantillo, Las Castaños, Guanches y Tijarafe, pero la proliferación de nuevos focos hizo que el consistorio fuera el primero en pedir la intervención de la Unidad Militar de Emergencias, poco después de las 14:00.

Con el humo rodeando el Ayuntamiento de Santa Úrsula, y las llamas junto a la TF-5, en el enlace de La Quinta, se ordenó el desalojo masivo de La Quinta, incluidos los 400 clientes del hotel de la zona.

Unas 150 personas se habían desplazado ya al pabellón Cho Pastor y se planteó utilizar la piscina municipal, actualmente cerrada, para concentrar a los vecinos de La Quinta. Sin embargo, debido al humo y la cercanía del fuego, se optó por organizar el traslado de los desalojados hasta el pabellón municipal de La Victoria de Acentejo. La cifra final de desalojados solo en Santa Úrsula superó los 860, entre los que se incluyen 60 mayores del centro sociosanitario de La Corujera. En Puerto de la Cruz se desalojó temporalmente a unos 300 vecinos de San Antonio, que fueron regresando a sus casas durante la tarde.

La autopista del Norte sufrió los efectos colaterales de los incendios y estuvo cortada, en dos tramos, durante varias horas. Quedó reabierta completamente al tráfico poco antes de las 19:00 horas.

El final de las rachas de viento permitió que todos los incendios estuvieran controlados o extinguidos sobre las 19:30 horas, según informó el Cabildo, que movilizó a 408 efectivos para intervenir en un día con una veintena de incendios en seis municipios.

Cruz Roja habilitó el albergue de emergencia en La Victoria con 62 efectivos. En torno a las 20:30 horas, había allí 269 personas albergadas, ya que buena parte de los 1.400 desalojados de sus viviendas se desplazaron a casas de familiares o amigos y, en algunos casos, pudieron regresar a sus hogares. La previsión era que unas 580 personas pudieran pasar la noche allí, por lo que el Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes del Colegio Oficial de Psicología envió a cinco psicólogos al pabellón para dar apoyo a los afectados.

Fuente: El Día

noticia anterior...

Un incendio en La Guancha obliga a cortar la carretera que une el municipio con Icod

siguiente noticia...

Sanidad reitera sus recomendaciones para evitar los efectos de la calima en la salud de las personas