Las zonas de baño de San Juan de la Rambla ya cuentan con tótems con conexión directa a emergencias y salvavidas inteligentes

4 minutos de lectura

El Charco de La Laja, la playa de Las Aguas y el Charco del Río están provistos de estas estructuras de 1.80 metros, con conexión directa al 112 durante 24 horas y provistos de flotadores que se activan al contacto con el agua

“Desde esta semana, las zonas de baño de San Juan de la Rambla son más seguras gracias a la instalación de tótems “OneUP”, dispositivos de seguridad disponibles 24 horas que tienen conexión directa con el servicio de emergencias y cuentan con salvavidas creados con esta tecnología puntera de inflado rápido tras detectar contacto con el agua”, anuncia el alcalde Jesús Ezequiel Domínguez, haciendo referencia al programa de mejora de las zonas costeras de cara al comienzo de la temporada estival y el consiguiente aumento de usuarios en los accesos al mar. “Los tótems de seguridad ya están disponibles en la playa de Las Aguas, el Charco del Río en La Rambla y en el Charco de La Laja del Casco, ubicados en zonas visibles y con instrucciones claras en varios idiomas para ser usados en caso de emergencia por cualquier persona que lo necesite”.

Los tótems “OneUP”, son estructuras fijas de acero inoxidable de 1.80 metros de altura y 30 centímetros de diámetro en su base de color rojo, completamente autónomos ya que disponen de placa solar y batería, lo que hace que se trate de un punto de seguridad activo durante 24 horas. En su interior cuenta con dispositivos salvavidas tras una puerta de cristal de metacrilato. El funcionamiento es sencillo. El sistema de alerta se activa en cuanto se rompe la puerta de metacrilato, lo que provoca una llamada instantánea al servicio de emergencias además de una sirena acústica y otra visual lumínica.

Asimismo, los salvavidas con tecnología “OneUp”, son flotadores plegados en un pequeño tubo de 17.5 centímetros y 370 gramos, elaborado con materiales anti-fricción compuesto con una tela anti arañazos y resistente a la intemperie. Denominados “inteligentes”, se inflan automáticamente al contacto con el agua gracias a la pastilla de sal que contiene en su interior, que al disolverse, libera un pequeño resorte que abre una cápsula de aire comprimido que hincha el flotador. Reutilizable, cuenta con una vida útil de cinco años y soporta hasta 145 kilos.

“El dispositivo puede ser utilizado por cualquier persona y se convierte en una herramienta de gran ayuda en caso de ahogamiento, especialmente si se produce en zonas no vigiladas o fuera del horario o épocas de no funcionamiento del servicio de salvamento y socorrismo. Cada tótem está dotado con tres unidades de salvavidas inteligentes y además la conexión directa al 112 es una garantía de seguridad en caso de emergencia”, concluye el Alcalde.

Jonay Méndez, tercer teniente de alcalde encargado del área de Hacienda subraya la inversión de 26.773 euros en pro de la mejora de la seguridad de las zonas de baño. “La cantidad invertida, que para otros ayuntamientos puede ser simbólica pero que dada las dimensiones del nuestro es significativa, representa nuestro compromiso por modernizar el Consistorio y sus recursos, ofreciendo tanto al vecino como al visitante, todas las garantías de seguridad y comodidad”.

Noticia anterior...

Un proyecto del Cabildo de empleo verde contrata a 150 personas desempleadas

Siguiente noticia...

FICMEC proyecta ‘Taming the Garden’, una metáfora sobre la convulsa sociedad georgiana