La Cueva del Viento, en Icod, recibe 751 personas en su primer mes de actividad tras su reapertura

3 minutos de lectura

Las visitas, que se realizan en cuatro idiomas, están adaptadas a los protocolos Covid-19

Un total de 751 personas han visitado la Cueva del Viento, en Icod de los Vinos, desde el pasado 20 de febrero, fecha en la que este monumental enclave natural que gestiona el Cabildo de Tenerife abrió de nuevo las puertas tras el parón causado por la pandemia.

Durante el primer mes tras la reapertura se han ofertado 76 rutas en cuatro idiomas a grupos reducidos bajo unos estrictos protocolos sanitarios. Así lo ha anunciado la  consejera insular de Educación, Juventud, Museos y Deportes, Concepción Rivero, quien explica que de estas rutas “44 se han realizado en español, con un total de 470 participantes; seis en inglés, con 121 personas; 10 en alemán, en las que han participado 94 personas, y 16 en francés, que han contado con la presencia de 66 personas”.

“Nos hemos adaptado a las circunstancias para que nuestros visitantes puedan recorrer la cueva de una forma segura, con aforo limitado y con mascarilla obligatoria, y también aprovechamos el período de cierre para realizar actuaciones de mejora como la reforma integral del Centro de Visitantes de la Cueva y trabajos de seguridad en la gruta y los derivados de la preparación de los protocolos anticovid”, señala la consejera insular.

La Cueva del Viento es un tubo volcánico único debido a que sus galerías se extienden en tres niveles superpuestos, cuenta con numerosas ramificaciones aún sin explorar y presenta una gran variedad de estructuras de origen primario como estalactitas de lava, cascadas lávicas, terrazas laterales o lagos de lava. A su belleza natural se une un alto valor ecológico, científico y arqueológico, por tratarse del hogar de especies únicas, como la cucaracha sin ojos Loboptera subterranea, y albergar restos de enterramientos guanches y fósiles de vertebrados ya extinguidos en la Isla, como la hubara o la rata y el lagarto gigante.

Bocana de la cueva

Este tubo volcánico icodense es el más largo de Europa y el quinto de todo el planeta en su longitud. Originado por las coladas del Pico Viejo, situado junto al Teide, se formó hace unos 27.000 años y su nombre se debe a las importantes corrientes de aire que se producen en su interior.

La visita a la cueva, que se realiza previa reserva en la web www.cuevadelviento.net, tiene un precio de 20 euros para adultos y 8,50 para niños mayores de cinco años, aunque para los residentes canarios el precio se reduce a 10 y 5 euros, respectivamente. Todas las rutas realizadas durante el primer mes tras la reapertura se han desarrollado sin ningún tipo de incidencia.

Fotografías: Sergio Socorro

Noticia anterior...

‘Tenerife Isla Solidaria’ estrena web y app para hacer más accesible su labor con las entidades de voluntariado

Siguiente noticia...

El Cabildo destina 6 millones a 41 proyectos para modernizar la gestión y agilizar trámites