La cripta secreta del garachiquense exconvento de San Francisco se apuntalará y se estudiarán los huesos hallados

5 minutos de lectura

Nona Perera se compromete a financiar ambas actuaciones en el antiguo convento de San Francisco donde considera que deben yacer los restos si la bóveda se puede restaurar

La cripta secreta encontrada a comienzos del pasado año en el antiguo convento de San Francisco, en Garachico, se apuntalará para garantizar la conservación del lugar y la seguridad del personal a efectos de poder retirar los restos encontrados.

Así lo ha asegurado la directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, quien el mes pasado visitó el lugar junto al alcalde José Heriberto González y se comprometió a financiar el apuntalamiento y el estudio del material que ha sido encontrado como consecuencia de las obras de restauración y reforma que se ejecutan en el lugar y que todavía no han finalizado.

Así, un equipo de arqueólogos que ya acudió al lugar hará un informe exhaustivo para poder afianzar la zona, garantizar la seguridad del personal “y recuperar también los arcos que había en el antiguo convento”, añadió el alcalde.

Ello le permitirá no solo trabajar en buenas condiciones, sino asegurarse la conservación de los huesos ya que sobre el techo de la cripta, que está aguantada con madera y unos bloques porque hay una parte que daña la estructura, se pisa. Perera indicó que en caso de poder restaurarse “y quedar bien”, lo idóneo sería dejar allí las osamentas porque deben pertenecer a los antiguos frailes.

El convento fue fundado por el genovés Cristóbal de Ponte en 1524 según la documentación de cesión de los terrenos, con lo cual, “los huesos están vinculados al inmueble y lo correcto es dejarlo allí puesto que se les dio sepultura”, sostuvo la directora general.

“Nuestra responsabilidad, además de garantizar la conservación del lugar, es estudiar los restos para saber a quienes pertenecen, si son frailes o alguna persona pudiente que recibió sepultura allí ya que fue a finales del siglo XVIII, cuando se prohíbe enterrar dentro de los templos y se hace en los aledaños, porque la gente prefería estar lo más cerca posible de los lugares sagrados”, explicó Nona Perera.

De acuerdo a las previsiones de la Dirección General de Patrimonio del Ejecutivo regional, este mes se redactará el proyecto para comenzar a actuar dado que no existen problemas sanitarios porque “los huesos están limpios”, aseguró la responsable del citado departamento. Eso sí, es imprescindible adecuar el lugar, en el que hay muchos escombros y huesos contenidos en bolsas, añadió.

La última restauración importante en el antiguo convento tuvo lugar en 1980. Desde entonces, no ha había vuelto a tocarse pese a que la mejora en la accesibilidad era el reto que tenía pendiente.

Una de las prioridades era la antigua espadaña, cuya balconada fue retirada en el año 2015 debido a la peligrosidad que suponía. También sus piezas, entre ellas las dos campanas de bronce, resguardadas en almacenes municipales. La estructura tía unas fisuras por debajo que se intentaron corregir con tecnología moderna.

“Espero que dentro de uno o dos meses se pueda empezar a investigar”, declaró el alcalde de Garachico, José Heriberto González, quien no descarta que la cripta pueda convertirse en un atractivo turístico más para aquellas personas que visitan el municipio “si al final se descubre algo interesante”.

Fuente: Diario de Avisos (Gabriela Gulesserian)

Noticia anterior...

El Cabildo destina casi 650.000 euros este año al tejido asociativo de Tenerife

Siguiente noticia...

El Gobierno de Canarias cierra con el Estado la incorporación de los 400 millones de euros de la deuda pendiente del convenio de Carreteras