Inician una campaña contra el cierre de la carretera de Punta de Teno

3 minutos de lectura

La Asociación Club Náutico Punta de Teno, sin ánimo de lucro y con sede social en Buenavista del Norte, ha iniciado una campaña contra el cierre al tráfico de la carretera de acceso al paraje de Punta de Teno y, según aseguran al periódico El Día, ya cuentan con «más de 2.000 firmas de personas que rechazan el plan del Cabildo de Tenerife de limitar el acceso».

Para este colectivo, que tiene 53 socios, «el Cabildo pretende privatizar el acceso a la Punta de Teno, un lugar que hasta ahora era de disfrute y uso público, donde muchos disfrutábamos de la naturaleza y del entorno con respeto. Los únicos beneficiados por esta medida serán la empresa de transportes que se encargue de trasladar a los visitantes y aquellos negocios que surjan a su alrededor». A su juicio, «el resto de ciudadanos, perderemos».

Este grupo teme que la decisión del cierre de la vía estuviera tomada «mucho antes» de hacer el estudio de análisis de capacidad de acogida para la regulación de acceso a Punta de Teno, «ya que según ese estudio los propietarios de Teno hicieron una petición de transición del uso agrícola de sus edificaciones hacía un uso turístico ante el Cabildo. Su objetivo es la creación de un albergue y una zona de acampada, así como la restauración de las edificaciones históricas para fines de turismo rural y agroturismo».

teno-carretera-obras-aerea01g

La asociación buenavistera entiende que «el Cabildo había tenido contactos con los propietarios de Teno antes de hacerse el citado estudio. Además, resulta curioso que desde el Cabildo se afirme que el principal perjuicio ambiental de Teno son los coches privados y el aparcamiento desordenado, cuando eso se podría solventar solo con habilitar un estacionamiento».

Críticas a la labor agrícola en la zona

Entienden que existen otros factores que perjudican a la flora y la fauna, «como por ejemplo los pesticidas y abonos químicos de la actividad agrícola intensiva que durante años se ha desarrollado en la zona, además de los camiones pesados para la misma actividad agrícola o para la reparación de los aerogeneradores que han circulado por esa carretera».

«La dejadez con Punta de Teno ha sido total por parte del Cabildo de Tenerife durante años y ahora nos quieren cerrar uno de nuestros tesoros. Durante años se pidió el acondicionamiento de la carretera, vigilancia para el lugar, etcétera, y la única respuesta que se ha obtenido siempre ha sido la dejadez de los gobernantes del Cabildo y del Ayuntamiento de Buenavista. Y ahora lo que pretenden es privatizar el acceso», censuran.

«Han venido al pueblo con la pantomima de hacernos partícipes en la toma de decisiones, cuando ya ellos se han reunido y han decidido. Encima nos toman por tontos con las asambleas participativas, enfrentando a los buenavisteros y manipulando la información», sostienen.

La Asociación Club Náutico Punta de Teno considera que el estudio de análisis de carga «parece incompleto y manipulado, ya que se realiza solo en cinco meses del año, los de mayor afluencia, y de esos cinco meses solo se toman datos de 22 días: fines de semana y festivos. Datos de Semana Santa y verano, pero no se tiene en cuenta para nada el resto del año, cuando la afluencia es mucho menor».

«Los que acudimos regularmente a la zona nos sentimos engañados y tratados como tontos, por esos que alardean y dicen que velan por los intereses de Teno», sentencian.

Para tratar de que el Cabildo reconsidere su plan, el colectivo ha organizado una recogida de firmas en la que se plantea la reapertura inmediata de la carretera TF-445 que da acceso a Punta de Teno; la puesta en marcha de un sistema de reorganización del tráfico de vehículos y la habilitación de un parking y una rotonda al final de la vía; la creación de servicios de primera necesidad en la zona, como baños, agua y electricidad; la rehabilitación de los salones de las embarcaciones del refugio pesquero, y la construcción de un embarcadero.

Además, plantean que podrían aplicarse otras medidas como establecer un servicio de vigilancia continuada o implantar un aula de la naturaleza en el antiguo faro.

«Se trata de soluciones que generarían empleo público de calidad, crearían riqueza en la zona y darían beneficios para el pueblo y no solo para el bolsillo de algunos -recalcan-. Además, se educaría a los visitantes para que cuiden y respeten el lugar, sin la necesidad de cerrar la carretera».

Noticia anterior...

Los Silos, primer municipio de la isla que aprueba su nuevo Reglamento de Participación Ciudadana

Siguiente noticia...

Afedes ofrece cursos online, presenciales y con prácticas en empresas para facilitar la inserción laboral