El Cabildo descarta ceder la gestión de la Finca Boquín al Ayuntamiento de Icod

7 minutos de lectura

El consejero de Agricultura niega el abandono y destaca que este espacio cumple una importante labor divulgativa y de protección e investigación de variedades locales. La Asociación de Defensa de los Acantilados de La Culata denuncia lo que entienden como «una situación de abandono» en la Finca Boquín, en Icod, por la presencia de malas hierbas en numerosos espacios. El Cabildo resalta que hay personal fijo que se encarga de su cuidado

El consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de Tenerife, Javier Parrilla (PSOE), descarta ceder la gestión de la Finca Boquín al Ayuntamiento de Icod de los Vinos y defiende la labor de su área en este gran espacio rústico, así como su importancia didáctica y de protección e investigación de variedades locales. Parrilla niega que la finca esté «abandonada», tal y como asegura la Asociación de Defensa de los Acantilados de La Culata, y reivindica su importancia para «el mantenimiento de la biodiversidad agraria».

«Las actividades didácticas se tuvieron que suspender en el curso anterior, con motivo del Covid, pero ya estamos empezando a recuperarlas. También seguimos encargándonos del mantenimiento de las colecciones de frutales de pepita en esa altura en el Norte de Tenerife y de distintos tipos de viña. Además, en esta finca se realizan cuestiones experimentales a pequeña escala como por ejemplo el cultivo de las batatas de variedad Norte, de ciclo largo, que provienen de la finca La Mosca, en Valle Guerra, o el proyecto demostrativo de cultivo de espárragos trigueros, que recientemente ha generado ya interés entre productores que han empezado a cultivarlos en otras zonas de la Isla. Es una finca viva con personal propio», concluye.

Parrilla entiende que Boquín juega un papel importante en la conservación de la biodiversidad agraria de Tenerife, «con otros proyectos como la introducción de un tipo de almendro». A su juicio, no tendría sentido ceder su gestión al Ayuntamiento porque «difícilmente podría continuar con los proyectos que están en marcha y que tienen un gran interés para Icod y para Tenerife».

El consejero insular insiste en negar el abandono y defiende que la presencia de malas hierbas en algunas zonas «es absolutamente normal en las fincas agrarias de esta zona, que no tienen que tener un tratamiento de jardín. La vegetación procedente no tiene por qué retirarse de la totalidad de la finca. Por ejemplo, es normal que haya zonas con zarzas, sobre todo en el entorno de los barrancos».

“Es un desastre”

La Asociación de Defensa de los Acantilados de La Culata no opina igual y denuncia «la situación de abandono en la que se encuentra la Finca Boquín, desde hace ya varios años», según señala Jesús Manuel León, portavoz de este colectivo. A su juicio, «está todo abandonado, sin uso, sin plantar y lleno de malas hierbas. Es un desastre y nadie hace nada».

León subraya que «el Cabildo Insular de Tenerife gastó miles de euros en comprar y acondicionar esa gran finca», ubicada cerca del Parque del Drago y del casco histórico icodense, «pero ahora da vergüenza y nadie le hace caso. Es una propiedad pública arrimada completamente».

Para esta asociación, que defiende el entorno donde se ubica la finca, «no tiene sentido que después de restaurar todas las edificaciones, rehacer los caminos, levantar muros, mejorar accesos, instalar riego, comprar maquinaria… Hayan optado por dejarla como está».

El Ayuntamiento de Icod de los Vinos, a través de su alcalde, Francis González (CC), también ha criticado el estado de la Finca Boquín y ha mostrado interés en asumir la gestión de este espacio. En opinión de Jesús Manuel León, la gestión municipal «no sería mala solución después de tantos años sin uso y sin cuidados».

«Urge una solución porque es una finca que se compró y se restauró con el dinero de todos, así que el presidente del Cabildo, Pedro Martín, o el consejero de Agricultura y Ganadería, Javier Parrilla, deberían tomar cartas en el asunto y buscar una solución para este espacio tan emblemático. Y si no la quieren, pues que la vendan o la cedan, pero que no la dejen estropearse así», recalca el colectivo.

Según informa esta asociación, en la Finca Boquín «había ocho medianeros que vivían, junto a sus familias, de esas parcelas. Todos salieron adelante y ahora no hay prácticamente nada plantado y lo que se hizo está empezando a deteriorarse o ya ha quedado obsoleto». Su objetivo es que el Cabildo insular «se interese más por la finca» y vuelva a acondicionarla «como estaba en el pasado».

Fuente: El Día (Raúl Sánchez)

Noticia anterior...

Aarón Mesa elegido presidente del PP de La Guancha

Siguiente noticia...

El ‘Festival Internacional del Cuento de Los Silos’ ofrece visitas presenciales y virtuales al alumnado de todo el mundo hispanohablante