El alcalde de Garachico reivindica desde 2016 un puesto de salvamento marítimo

2 minutos de lectura

El Ayuntamiento puso en marcha el año pasado, con recursos propios, un servicio comarcal de rescate en el mar

El alcalde de Garachico, José Heriberto González, reivindica desde 2016 la necesidad de que el puerto deportivo y pesquero de su localidad cuente con la presencia permanente de una nave de salvamento marítimo capaz de intervenir ante cualquier emergencia en el Norte. Desde hace cinco años, el mandatario garachiquese subraya que esta carencia se debe resolver. A su juicio, «cada vez hay más barcos en la zona y no es de recibo que, ante una emergencia en el mar, sea necesario esperar por un barco que venga del Sur».

«No voy a parar de reivindicar que Salvamento Marítimo tenga presencia en el único puerto del Norte de la Isla. He hablado en varias ocasiones con ellos y hasta el momento no han considerado la petición, pero vamos a seguir insistiendo porque somos el único puerto del Norte y tenemos el espacio y las condiciones suficientes”, insiste.

González no se ha limitado a reclamar con insistencia este puesto permanente de Salvamento Marítimo, sino que con los escasos medios de un ayuntamiento de apenas 4.871 habitantes ha creado un servicio comarcal de salvamento. En mayo de 2020 se anunció un acuerdo con el Grupo de Emergencias y Rescates de Garachico (GREG), que permite contar con una pequeña embarcación y una moto de agua «con tablero de rescate» para afrontar, con recursos municipales, las incidencias que se produzcan en la costa.

En su primer año en funcionamiento, este servicio ha sido activado en siete ocasiones y todos los fines de semana se hacen rondas por el litoral. Para González, «evidentemente no es suficiente, por eso seguiremos reivindicando que Salvamento Marítimo tenga una embarcación en la Isla Baja”.

Fuente: El Día

Noticia anterior...

Obra teatral sobre Frida Kahlo en San Juan de la Rambla

Siguiente noticia...

Hacienda activará un nuevo sistema para facilitar el comercio electrónico y evitar el habitual ‘no se envía a Canarias’