Costas se plantea demoler la piscina municipal de Los Silos

6 minutos de lectura

El Gobierno local (CC-PP) pide a Ángel Víctor Torres que interceda para evitar «este atropello»

El Ayuntamiento de Los Silos perdió en el mandato anterior la concesión de la piscina municipal, que le otorgó Costas en 1968, por no tramitar la prórroga cuando tocaba, en 2018. El actual gobierno local (CC-PP) trabaja desde finales de 2019 para tratar de recuperar las instalaciones, pero hace unos días recibieron una comunicación que ha hecho saltar todas las alarmas en la Isla Baja: Costas no muestra interés en renovar la concesión y se plantea demoler la única piscina pública de Los Silos para dejar la costa como estaba hace más de medio siglo.

La alcaldesa silense, Macarena Fuentes (CC); la primera teniente de alcalde, Raquel González (PP), y el edil de Urbanismo, Juan Luis Gorrín (CC), ofrecieron ayer una rueda de prensa en la que pidieron ayuda «al Gobierno de España, a todas las administraciones canarias y a todos los partidos» para trabajar unidos para evitar que Los Silos pierda su piscina. Fuentes llegó a pedir al presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres (PSOE), que la acompañe el próximo día 22 a su reunión con Costas en Madrid «para que nos ayude a defender los intereses de este pueblo».

CC y PP lamentan que el gobierno anterior (PSOE) no tramitara la prórroga de la concesión para la ocupación del dominio público marítimo terrestre en esta zona, que es el origen del conflicto que actualmente viven con Costas, y que la abriera un día antes de la toma de posesión del nuevo gobierno, «pese a que ya no pertenecía al Ayuntamiento. Toda una irresponsabilidad», criticó Fuentes.

Con la concesión vencida y sin posibilidad de prórroga, el Gobierno de Macarena Fuentes inició los trámites para ejecutar las obras que exigía Costas, «a la que hay que devolver la piscina en perfecto estado», y solicitar un permiso de uso provisional mientras se tramitaba una nueva concesión. Con el apoyo del Cabildo han invertido 365.376 euros en los trabajos de mejora del vaso y del sistema de bombeo, y en el proyecto de concesión y su estudio de viabilidad.

Ese permiso provisional se pidió en marzo de 2020, por indicación de la Demarcación Provincial de Costas, pero la respuesta no ha llegado hasta el 6 de julio, pese a que la resolución es de mayo: «Costas nos ha dado trámite de audiencia el 22, pero ya nos advierten de que su intención es devolver al mar lo que es del mar. No sólo no tienen predisposición para renovar la concesión de unas instalaciones que han sido de los Silos desde 1968, sino que su intención es demoler la piscina. Es triste y lamentable que esto suceda por el descuido del gobierno anterior. El pueblo tiene unas instalaciones cerradas y, además, corremos el riesgo de perderlas para siempre».

González (PP) recordó la historia de esta concesión y subrayó que no han podido dirigirse antes a los vecinos para informar de la situación porque Costas ha tardado más de 15 meses en responder. «Hasta hace unos días no teníamos una respuesta formal por parte de la Dirección General de la Costa y el Mar y no podíamos generar falsas expectativas. Ahora todos tenemos un nudo en la garganta; sentimos rabia e impotencia ante esta situación. Es una de las noticias que nunca nos hubiera gustado dar», recalcó.

González aclaró que las piscinas pertenecen a Costas y que desde 1968 las tenía cedidas para su explotación al Ayuntamiento hasta abril de 2018: «En mayo de 2019, el gobierno anterior del PSOE sólo llegó a presentar ante Costas un documento sin validez en el que anunciaban su intención de seguir explotándola. El acta de reversión de la concesión se firmó días después y Los Silos dejó de tener potestad sobre esas instalaciones, que ahora dependen del Gobierno de España».

Gorrín insistió en que Costas les pidió que ejecutaran obras en la piscina y nuevos trámites que han pagado el Ayuntamiento y el Cabildo: «Es inadmisible que nos hayan pedido que gastemos 365.376 euros para decidir ahora esto. Es una falta de respeto a Los Silos».

Fuente: El Día (Raúl Sánchez). Fotografía cedida por Daute Digital

Noticia anterior...

El TSJ de Canarias anula el toque de queda

Siguiente noticia...

Un informe bloquea la transformación del empaquetado de Garachico en espacio cultural