Alfabetización mediática

3 minutos de lectura

Artículo de Opinión Salvador García Llanos, periodista

A la vista de que el uso de las redes sociales va alcanzando niveles de inasumibilidad cada vez más altos -el caso de la joven voluntaria en Ceuta es un ejemplo ilustrativo- de que las vías para fomentar el pensamiento crítico siguen siendo un fracaso y de que muchos jóvenes, entre pasotismo ideológico y el culto a la diversión fácil y cortoplacista, cada vez más se inclinan por hábitos y consumos de dudoso beneficio personal, hay que insistir en aspectos concretos de la formación a ver si van cambiando sus tendencias y sus conductas. El proceso es complicado, pero hay que intentarlo y quienes se comprometan deben intentar llegar al final.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) lleva unos años solicitando la implantación en los planes de estudio de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) una asignatura de alfabetización mediática que, en el siglo de la comunicación o en la sociedad de la información en que han de desenvolverse, tiene que resultar de gran utilidad. Con ella, se trata de que profesores y alumnos perciban la importancia del papel de los medios, conozcan a fondo el sector, distingan entre la información y lo que no lo es, alertar sobre la procedencia de las fuentes, cómo vienen proliferando y evolucionando los discursos de negación y de odio, cómo detectar los bulos y las paparruchas y cómo obrar, en fin, ante la creciente ola de desinformación, verdadera amenaza para la democracia. Hay que crear una nueva didáctica o una didáctica específica.

Cincuenta catedráticos de Educación y otros tantos de Comunicación han hecho una reclamación para implantar la educación mediática en los planes de estudio. Coincide con la demanda que la FAPE ha dirigido al Ministerio del ramo después de comprobar la indefensión de los escolares ante los avances de la desinformación en todos los ámbitos. En su momento nos referimos también a las conversaciones que mantenían los grupos parlamentarios del Congreso para ir madurando la iniciativa, de la que poco se supo con posterioridad.

El caso es que hay datos alarmantes que aconsejan reflexionar sobre el particular. La poco sospechosa OCDE acaba de publicar su informe titulado ‘Lectores del siglo XXI: desarrollo de habilidades de alfabetización, en un mundo digital’, en el que consta que un 54 % de los estudiantes españoles aseguró no haber sido enseñado nunca en la escuela a reconocer información sesgada. La media está ocho puntos por debajo. Los expertos universitarios aconsejan que ha llegado la hora de avanzar en el desarrollo de la educación mediática en España.

Noticia anterior...

Finaliza su formación en Los Silos un grupo de personas desempleadas en atención a la dependencia

Siguiente noticia...

Canarias pedirá autorización judicial en el caso de que una isla vuelva a nivel 3 o 4 y necesite medidas especiales por el Covid-19