/

Afortunadamente la solidaridad también se contagia: la emergencia del coronavirus está dando vida a azoteas, balcones y terrazas

5 minutos aproximados de lectura

La pandemia por el coronavirus ha puesto todo patas arriba, y entre otras muchas cosas nos ha demostrado lo frágiles que podemos llegar a ser ante determinados acontecimientos globales. Una situación ésta que nos ha llevado a una crisis de valores y a la necesidad manifiesta de muchas personas de encontrar nuevas fórmulas que permitan ‘humanizar’, ha cambiado nuestra forma de comunicarnos, de ver al vecino o la vecina de arriba, de abajo, del frente… ¿cómo nos ha cambiado la vida?

Los cambios suelen necesitar momentos para ser digeridos. En un tiempo récord hemos tenido que asimilar que tenemos una pandemia mundial, que estamos confinados, que nuestra economía se ha fracturado, y aún con todo, a la vez esta crisis ha traído cosas positivas:

-El planeta se está regenerando y la naturaleza empieza a recuperar parte de su espacio

-Somos capaces de mirar y observar lo bonito de nuestro entorno

-Identificamos el canto de los mirlos, canarios, gaviotas, y todo tipo de pájaros

-Nunca hemos tenido tantas ganas de ver y hablar con los nuestros

Así, y como en tantas y tantas localidades españolas, los vecinos del edificio ‘Isla Paraíso’, en Icod de los Vinos, se han convertido en auténticos animadores (coach) de su propia comunidad.

Killiam González invade con buena música para que la tarde sea más llevadera para todos sus convecinos y los fines de semana Jorge Darias regala tardes musicales temáticas llevándonos a los años 70, 80 o 90 con música de siempre. Son los Dj oficiales de la comunidad ‘Isla Paraíso’.

Destacable resulta asimismo la iniciativa de Rubén de Martín, un niño de 11 años que como idea propia ha elaborado carteles para cada uno de los vecinos y vecinas y los ha repartido por todo el edificio. Iniciativa que ha contagiado a otros niños y niñas de esta comunidad icodense que están elaborando carteles que se están colocando en las tres puertas de entrada del edificio. Según Rubén, “es una manera de dar las gracias y de animar de que esto juntos es más fácil y que saldremos adelante”.

Otra de las vecinas, Ana León, junto a su hijo Lucas González ha puesto en marcha la campaña Cometas solidarias y está invitando a los niños y niñas a que las elaboren desde su casa para decorar los balcones, porque ‘este virus lo borramos todos’.

Mascarillas solidarias

Sara, Ana y Alicia han confeccionado más de 2.700 mascarillas en sus casas en colaboración con la empresa ‘Floristería Salena’ que está ubicada en el edificio. Estas mascarillas han sido entregadas de forma gratuita a la Casa de Acogida Jesús de Nazareth, a los Centros de Mayores de Santo Domingo, en La Guancha, El Tanque, Tacoronte, El Sauzal, Los Silos, y Buenavista, así como al Centro Salud de Icod de los Vinos, Policía local de El Tanque y varias empresas de Seguridad Privada. 

Además, también en este edificio cuidan especialmente de sus personas mayores que “no dejamos que se sientan solos. No sólo tenemos una campaña de ‘Cuida a tu vecino’, sino también información sobre los servicios asistenciales que ha puesto en marcha el ayuntamiento de Icod”.

La vecina Begoña León subraya: “¿qué podemos decir de padres y madres que están con los deberes de sus hijos e hijas, horas y horas, y de todos nuestros vecinos y vecinas que cada día tienen que salir a trabajar?… pues sólo podemos decir que para esta comunidad es gratificante y estamos totalmente orgullosos de contar con vecinos como los que vivimos en este Paraíso dentro de una isla, y ver cómo la gente saca lo mejor de sí mismos en circunstancias tan difíciles.”

La comunidad de propietarios Isla Paraíso está ubicada en la icodense avenida Príncipes de España. Lo conforman 63 viviendas distribuidas en seis plantas, además de 10 salones comerciales en primera línea de calle.

noticia anterior...

El Cabildo tinerfeño distribuye material sanitario a los ayuntamientos y centros de dependencia

siguiente noticia...

Tenerife inicia una campaña turística con un mensaje de optimismo para el destino