Sí se puede celebra que el Ayuntamiento de San Juan de la Rambla haya aprobado su propuesta sobre la ecotasa en Canarias

San Juan de la Rambla

Asamblea Unificada del Pueblo (AUP)-Sí se puede celebra que el Ayuntamiento de San Juan de la Rambla haya aprobado su propuesta sobre la implantación de la ecotasa en Canarias. La organización ecosocialista convenció al pleno durante su última sesión sobre la importancia del papel de este impuesto como factor clave en la reorientación del modelo turístico hacia fórmulas sostenibles.

A raíz de la aprobación de esta moción, “el Ayuntamiento de San Juan de la Rambla debe instar al Parlamento de Canarias a que el debate sobre la ecotasa desemboque en la elaboración de una ley destinada a mejorar la actividad turística y la preservación del medio ambiente”, explica el portavoz de AUP-Sí se puede en la corporación, Juan Siverio.

La iniciativa concibe esta tasa como un impuesto para un turismo sostenible que debe facilitar la mejora del destino, su competitividad, la calidad y la sostenibilidad de esta actividad económica. A juicio de grupo municipal ecosocialista, cabildos y ayuntamientos deben ser tenidos en cuenta en la elaboración de las medidas legislativas, ya que “deberían jugar un papel clave, tanto en su tramitación como a la hora de ser las instituciones que deban ejecutar la mayor parte de la recaudación”, según figura en el texto de la moción aprobada.

AUP-Sí se puede se basa en los “desajustes y serias afecciones sociales y ambientales” asociados a la actividad turística, junto a los beneficios que rinde. Canarias ha experimentado ambas situaciones desde el boom turístico continuado desde de los años 80 del siglo pasado: junto al importante salto económico se dio “también un serio impacto en la forma de vida de la población autóctona y en general en el medio ambiente, con el incremento de la presión sobre el territorio”, afirma Siverio.

Igualmente, se reconoce “el papel clave de los municipios en el desarrollo del sector, como nadie niega que los ayuntamientos tienen que soportar gastos y responsabilidades que afectan a su economía y, por tanto, a la posibilidad de atender las necesidades globales de la población residente”. Por ello, Catalunya en 2012 y Baleares en 2016 han sido pioneras en el Estado español en gravar la actividad turística con una imposición finalista destinada a lograr las necesidades financieras que garanticen la calidad y la sostenibilidad de la actividad turística.

El portavoz de AUP-Sí se puede destaca que, si bien el municipio no forma parte de la zona turística por excelencia de Tenerife, “San Juan de la Rambla puede ver incrementado su número de pernoctaciones, en vista de las posibilidades que pueden ofrecer el turismo vacacional y el ecoturismo, entre otras nuevas tendencias del sector”. Además, un paisaje agrícola envidiable y la efervescencia de un espacio costero que empieza a generar atracción turística a través de las redes sociales, entre otros factores, permiten vislumbrar un gran potencial.

La formación política recuerda que es una obligación de las administraciones públicas garantizar una organización social respetuosa con el medio ambiente y una redistribución de la riqueza mediante las políticas  ambientales y fiscales, que son “potentes instrumentos para afrontar el impacto del turismo en zonas de alta concentración turística o en territorios frágiles, como es el caso de nuestras islas, mediatizadas por su condición insular y por su origen volcánico, lo que determina una capacidad de carga que se debería tener en cuenta”, apunta la moción.