Reconocimiento en Los Silos al literato Ernesto Rodríguez Abad otorgándose su nombre para la biblioteca municipal

Los Silos

El patio del Antiguo Convento de San Sebastián en Los Silos acogió hace días el acto de Reconocimiento de Honores y Distinciones al literato Ernesto Rodríguez Abad, por acuerdo unánime del Pleno del Ayuntamiento silense. Así, desde ahora la biblioteca municipal llevará su nombre.

Dentro de las intervenciones previstas, tomó la palabra en primer lugar Sagrario Bustabad Reyes, quien lo hizo en nombre de Humberto Hernández, presidente de la Academia Canaria de la Lengua. Bustabad trasladó a Ernesto Rodríguez Abad la felicitación en nombre de la referida entidad, y aprovechó para informarle de otra gran noticia para el homenajeado, ya que ha sido designado como académico colaborador de la Academia Canaria de La Lengua.

Seguidamente tomaría la palabra Benigno León Felipe, doctor en Filología Hispánica por la Universidad de La Laguna, quien trasladó su felicitación por este reconocimiento a su compañero y amigo Ernesto Rodríguez Abad y detalló algunos aspectos de la trayectoria del homenajeado en el ámbito de la literatura y como escritor, motivaciones éstas que han servido de base para la tramitación del expediente de este reconocimiento.

Antonio Rodríguez Ramos, concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Los Silos, intervino a continuación y en sus palabras destacó que “hoy es un día muy importante para el pueblo de Los Silos y para la cultura, porque en el marco de la celebración del Día Mundial de las Bibliotecas, que tuvo lugar el 24 de octubre, tenemos el enorme privilegio de hacer este merecido reconocimiento de honores y distinciones a Ernesto Rodríguez Abad, poniendo su nombre a nuestra Biblioteca Pública Municipal». De igual forma, concluyó el concejal, «me gustaría resaltar la enorme e impagable aportación que ha supuesto y sigue significando la figura y la trayectoria vital de Ernesto por y para la cultura de Los Silos, a nivel local, regional, nacional e internacional”.

Tras las intervenciones previstas, se procedió por parte de la alcaldesa Macarena Fuentesa la entrega a Ernesto Rodríguez Abad del certificado que acredita la distinción honorífica a un edificio público, siendo este el Antiguo Convento de San Sebastián: en su interior a la Biblioteca Pública Municipal, para que a partir de ahora se le denomine Biblioteca Pública Municipal “Ernesto Rodríguez Abad”, de conformidad con el artículo 2º del Reglamento para la concesión de Honores y Distinciones del Ilustre Ayuntamiento de la Villa de Los Silos.

Musicalmente el acto se inició con una pieza que estuvo a cargo de Elizabeth María García (Flauta), Juana María Bolaños (Clarinete) y Andrés Rosmen Rodríguez (Piano), quienes interpretaron Waltz número III para flauta, clarinete y piano de Dimitri Shistakóvich. Posteriormente, tras las palabras y la entrega del certificado, el público presente pudo escuchar también otra pieza musical titulada Kiss the rain (Yiruma), interpretada al piano por Andrés Rosmen Rodríguez y donde se dio lectura a un poema inédito de Ernesto Rodríguez Abad, leído por Nieves Luis. Seguidamente, se procedió al descubrimiento de la placa en la parte del edificio donde se encuentran las dependencias de la biblioteca.

El homenajeado Ernesto Rodríguez Abad en sus emocionadas palabras destacó su agradecimiento “al Ayuntamiento y al pueblo de Los Silos y a todas las personas que, de una u otra manera, han contribuido para la concesión de este reconocimiento y el honor que me supone el mismo”.

La alcaldesa destacó, en nombre de toda la corporación municipal, “trasladar a Ernesto Rodríguez Abad, nuestra felicitación por este reconocimiento, y por ser un verdadero embajador de la cultura, la literatura y la palabra en nuestro pueblo y por todo el mundo”.

Motivaciones del reconocimiento

El mismo día en que Ernesto Rodríguez Abad ideó y creó el ‘Festival Internacional del Cuento de Los Silos’ hace ya 24 años, se situó a esta villa en el mapa cultural de la isla de Tenerife. Desde entonces, y a lo largo del tiempo, Los Silos se ha consolidado no solamente como el pueblo del paisaje natural  y turismo medioambiental, sino también como cuna de la palabra y la cultura.

Por todos es sabido que las dimensiones de cualquier acción o actividad cultural no se pueden medir en términos cuantitativos, sino que es prácticamente de las pocas cosas de la humanidad  que solo se pueden valorar usando esa cualidad que nos diferencia del resto de las especies, como es la racionalidad y la expresión artística o intelectual.

En este sentido, es imposible medir en cifras lo que ha supuesto para Los Silos la figura de Ernesto Rodríguez Abad. Pero si se puede valorar la repercusión social e intelectual de sus acciones en materia cultural.

En lo que respecta al pueblo de Los Silos, es una obviedad destacar que los niños y las niñas del municipio han crecido al mismo ritmo que lo hacía el Festival. Todos y cada uno de ellos han tenido la oportunidad de escuchar cuentos y de familiarizarse con la lectura y los libros, porque cada mes de diciembre acudían y siguen acudiendo a Los Silos, narradores y escritores que les hacen soñar, viajar o simplemente entretenerse entre libros e historias contadas.

En lo relacionado con la dimensión internacional del festival, ésta no es sólo es signo de su identidad, su calidad y su grandiosidad, sino que demuestra que la diversidad y la pluralidad cultural lo define y lo distingue de otros festivales que intentan imitarlo sin mayor repercusión.

Unido a tan importante festival ha renacido un ilustre y apasionante personaje como es Diego Pun, ese juglar que vivía sobre los árboles, cazando las palabras que arrastraba el viento. Luego, descendía por los troncos rugosos a contar historias, a cantar romances. Podemos afirmar pues que Diego Pun fue el primer narrador conocido que contó cuentos, relatos, leyendas y fábulas en Los Silos y quien, muchísimos años después, ha servido para dar vida a una maravillosa Editorial que está vinculada al municipio.

La visibilidad y conocimiento público que se le ha dado a ese gran intelectual como fue Viera y Clavijo y su estrecha relación con Los Silos, ha supuesto un antes y un después en la identidad literaria y cultural del municipio. El hecho de divulgar y dar a conocer quien fue Viera y Clavijo para Los Silos unido a ese personaje de Diego Pun, ha sido un regalo maravilloso para el municipio. Un obsequio de incalculable valor que ya se considera como uno de los elementos más valiosos del patrimonio inmaterial y cultural silense.

Una biblioteca es, sin duda, uno de los recursos culturales imprescindibles en cualquier sociedad. Cualquier escrito, relato, poema o libro, recoge y transforma en eterna la expresión oral para que no se olvide, para que perdure en el tiempo, para que nos haga reflexionar y pensar. Pues es nuestro pensamiento y nuestro intelecto, lo más valioso que tenemos, lo que nos hace iguales, lo que nos hace libres. Y en esa coyuntura argumental de trascendencia humana, el nombre de Ernesto Rodríguez Abad queda ya para la historia de la biblioteca municipal silense