Rechazo del exalcalde José Ramón León a las manifestaciones del actual grupo de gobierno de Icod sobre la situación económica del Ayuntamiento

Icod de los Vinos

Artículo de Opinión de José Ramón León Herrera, exalcalde de Icod y actual concejal de Somos Icodenses

Con enorme sorpresa he tenido conocimiento de las manifestaciones del alcalde de Icod de los Vinos, Francisco González (CC), sobre la situación económica del Ayuntamiento, que no responden en absoluto a la realidad, y sorprende que se hagan precisamente en estas fechas, en las que se ha terminado la liquidación del Presupuesto Municipal del año 2018, cuyos datos desmienten totalmente las afirmaciones del alcalde.

No se entiende el objeto de esta falacia y esta provocación, si no es como una cortina de humo para tapar la pésima gestión que está llevando a cabo el actual gobierno de CC y Cs con episodios que nunca se habían dado en Icod, como cierres de Centros Culturales por falta de suministro eléctrico y cortes de energía en el Teatro Cine Fajardo, Parque Móvil y otras instalaciones municipales, solucionados con generadores. Cortes de agua más allá de lo normal por averías, aumento de la suciedad en las calles, deterioro en pocos meses del ajardinado en todos lados, y una administración local totalmente paralizada, con importantes expedientes bloqueados, reuniones y sesiones oficiales realizadas de mala manera, contratación bloqueada, etcétera. Y todo ello a pesar del gran esfuerzo del escaso funcionariado. Un auténtico desastre.

Y otra cortina de humo: el listado que publicaron de 100 logros de sus cuatro meses de gobierno, al que dedicaré otro momento. Pero solo un par de detalles ahora: si la entrega de los trofeos de un concurso de vinos es digna de ser mencionada en una memoria de gestión, imagínense el resto. La mayoría de “los logros” que incluye el actual gobierno de Icod tienen ese nivel de levedad, excepto los que son continuidad de lo que venía haciendo el gobierno anterior entre agosto de 2017 y junio de 2019, que son la mayoría de las obras que se mencionan en ese listado. Y además, apropiarse de la aprobación final de los Presupuestos de 2019, que sólo estaban pendientes de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia, es un ejercicio de cinismo político pocas veces visto.

Volviendo a las cuestiones económicas, voy a utilizar los datos de la liquidación del Presupuesto de 2018, y transcribiré literalmente (en cursiva) algunas pinceladas del mismo, simplificándolas para tratar de hacerlas entendibles, que nos aclararán la excelente salud económica del Ayuntamiento de Icod de los Vinos.

Dicen los informes:

“… el superávit presupuestario (Capacidad de Financiación) que se deduce de la Liquidación del Presupuesto del ejercicio 2018… es de 3.298.856,74 euros…”

El volumen de deuda viva a 31/12/2018,… en términos de porcentaje sobre los ingresos corrientes arroja la cifra del 31,57%, inferior al obtenido en el ejercicio anterior que alcanzó el 37,7%.

“En conclusión, la liquidación consolidada del Ayuntamiento del ejercicio 2018:

A.- Cumple con el objetivo de estabilidad presupuestaria, arrojando una capacidad de financiación al cierre del ejercicio de 3.298.856,74 euros.

B.- Cumple con el límite de deuda, arrojando un volumen de deuda viva que asciende a 7.049.273,31 euros, que supone el 31,57% de los ingresos corrientes de carácter ordinario.” Con un amplio margen, ya que el límite es del 110%

 “En base a los cálculos precedentes y a los datos presentados, se observa que… el gasto computable consolidado de este ayuntamiento, es de 14.688.340,13 euros en el año 2017, y de 14.797.333,66 euros en el año 2018, lo que supone una variación positiva del 0,74%, inferior al 2,4%, máximo permitido…  A este respecto cabe informar que… se cumple la regla de gasto, de acuerdo con la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.”

“I.  Ingresos.  Las previsiones iniciales cifradas en 21.471.156,04 € se incrementaron hasta 28.245.696,58 € como consecuencia de las modificaciones de crédito llevadas a cabo durante el ejercicio.” Es decir se consiguieron aumentar los ingresos en más de seis millones setecientos mil euros (6.774,540 €) por gestiones durante el ejercicio)

“Los derechos reconocidos netos ascendieron a 23.767.370,25 euros, lo que supone una ejecución del presupuesto de ingresos del 84,15% de las previsiones definitivas del presupuesto. La recaudación neta de tales derechos fue de 20,9 millones de euros (88,08%)…”

II. Gastos.  Las consignaciones iniciales, fueron incrementadas en el importe global de 6.774.540 €, como consecuencia de las modificaciones de créditos llevadas a cabo durante el ejercicio.

En cuanto a la ejecución del presupuesto de gastos, las obligaciones reconocidas netas ascendieron a 17,13 millones de euros, resultando una ejecución de los gastos igual al 60,67% del presupuesto definitivo. Los pagos realizados en el ejercicio se cifran en 15,8 millones de euros, el 92,31% de las obligaciones reconocidas…”

Por último, el informe final de Intervención concluye:

“III. Resultado Presupuestario. El resultado presupuestario ajustado…  se cifra en 4.615.355,60 euros. Como se puede deducir, el ejercicio económico de 2018 concluyó con resultado positivo, es decir, con superávit ya que los recursos liquidados durante el ejercicio han permitido la financiación de todos los gastos aprobados, existiendo además un exceso de recursos.

IV. Remanente Líquido de Tesorería. El importe del Remanente de Tesorería para gastos generales se cifra en 16.284.128,47 €, resultando superior al obtenido en el ejercicio anterior en 2.966.500 €. (casi tres millones de euros)

A la vista de los Informes de Evaluación del Cumplimiento del Objetivo de Estabilidad Presupuestaria y de la Regla del Gasto que constan en el expediente, se cumple el objetivo de estabilidad presupuestaria, por lo que no se deberá elaborar un Plan Económico-Financiero…”

Como se puede leer claramente, los datos de la liquidación del Presupuesto de 2018 -único año completo de la gestión del gobierno local que tuve el honor de presidir con el apoyo de otras tres formaciones políticas- a pesar de las dificultades experimentadas indican una excelente gestión económica, con el cumplimiento de todas las exigencias legales: estabilidad presupuestaria, capacidad de financiación, límite de la deuda y regla del gasto, y con cifras más que sobradas en los exigentes ratios fijados por la normativa (31,7% sobre 110% en el límite de deuda, y 0,37% sobre 2,4% en la regla de gasto), lo que evita la necesidad de hacer un plan económico financiero.

Es necesario asimismo destacar el superávit presupuestario conseguido, de más de tres millones de euros (3.298.856,74€) y un remanente de tesorería de más de dieciséis millones de euros (16.284.128,47 €), lo que ha permitido la financiación de todos los gastos aprobados, existiendo además un exceso de recursos”.

Consultas con conocedores de la materia, nos confirman la excelencia de estos resultados, como nunca en Icod de los Vinos. La única ratio que no se cumple es el periodo medio de pago, tiempo que se tarda en pagar las facturas de proveedores, que viene fuertemente gravado por las muchas facturas antiguas que nos encontramos de periodos anteriores, a las que no pudimos hacer frente (más de 600 mil euros) hasta finales de año, cuando, por causa de las bajas de personal, pudimos aprobar finalmente el  presupuesto.

Aparte de esta cuestión, la única observación que ponen los informes de Tesorería hacen referencia a que el presupuesto no recoge la actualización de los conceptos salariales de los trabajadores municipales, ni la antigüedad, ni las ayudas sociales que les corresponde percibir. Al respecto hay que decir que estos gastos no se incluyeron en 2018, porque suponía no abordar otros gastos urgentes, porque a pesar de tener el Ayuntamiento suficiente remanente de Tesorería, la Ley de Estabilidad Presupuestaria no permite utilizarlo si no se cumplen las ratios, como por ejemplo el periodo medio de pago, que es necesario reducir, lo que intentamos hacer pagando 600 mil euros de facturas pendientes a final de año. No obstante, se llegó a un acuerdo con el personal de incluir la cobertura de todas estas deudas (como así se hizo) en los Presupuestos de 2019, que dejamos aprobados definitivamente, solo pendientes de su publicación, y que podían haberse pagado a partir del 24 de julio, pero que tres meses después aún no se han abonado.

Al margen de los datos incontrovertibles de la buena ejecución de los Presupuestos de 2018, hicimos desde el anterior gobierno un gran esfuerzo para aprobar los de 2019 que cubren deudas históricas, como las de los trabajadores, heredadas desde 2014 y años sucesivos, y otros 600 mil euros para facturas pendientes, al margen de otras muchas previsiones para gastos corrientes e inversiones.

En efecto, y  esto es muy importante, se incluyeron más de dos millones de euros de fondos propios para el apartado de inversiones, con los que se podrán abordar una importante cantidad de obras de infraestructuras necesarias en el municipio, y todo esto al margen de numerosas inversiones obtenidas de otras administraciones públicas: Diez millones de euros para el Centro Integrado de Formación Profesional (gestión anterior que el actual alcalde González estuvo a punto de malograr entre 2015 y 2017), tres millones de euros para la playa de San Marcos, un millón doscientos mil euros para el Paseo Peatonal Icod-San Marcos, ochocientos mil euros para la calle de los Colegios, casi cuatrocientos mil euros para el sistema de Saneamiento del Parque del Drago y otro destacable número de subvenciones para obras importantes: Centro Insular de las Tradiciones (con la adquisición con fondos propios del edificio de la antigua Unelco), el paseo El Amparo-La Vega, depósitos de agua, centros culturales, etcétera. Y por último, el Plan de Empleo, con financiación de un millón de euros con el que sobrevive ahora el gobierno actual de CC y Cs.

Pero lo más impresionante de todo, que seguramente sorprenderá a la inmensa mayoría de los icodenses, es que su Ayuntamiento tiene unos depósitos líquidos en cuentas bancarias, sumados a fecha de 14 de junio de 2019, el día antes de la toma de posesión del nuevo gobierno, de 20.799.306,87€, casi veintiún millones de euros. Es decir, el anterior gobierno le dejó en cuentas bancarias prácticamente casi tres mil quinientos millones de las antiguas pesetas a la disposición del actual gobierno. 

¿Con estos apabullantes datos cómo puede atreverse Francisco González a decir en los medios de comunicación que la situación económica de Icod es preocupante?. Será por otras muchas cosas preocupante, en las que él seguramente habrá contribuido como concejal responsable de Urbanismo entre 2007 y 2011 y como alcalde durante algo más de dos años, pero no en la corta etapa en que este que suscribe fue alcalde de esta ciudad, que en poco menos de dos años -muy difíciles por cierto- con un gobierno que se podía calificar como de concentración, pusimos las bases en todos los sentidos:  económico, de pago de deudas, de dotación de infraestructuras, de futuras comunicaciones insulares, de resolución de graves problemas históricos, de relanzamiento turístico, de actuaciones a corto plazo y de proyectos ambiciosos de futuro, de mejora de los servicios y el entorno, de dotación de personal, de organización del ayuntamiento, etcétera. Todo ello para producir un cambio radical en este municipio en unos pocos años, que por lo que ahora vemos no se está aprovechando convenientemente.

A la vista de estos datos incuestionables, me reitero en que las afirmaciones del alcalde González son una auténtica falacia. Una provocación y una cortina de humo para tapar la ineficacia de su incipiente gestión, y las rechazo con la contundencia que proporcionan los datos aportados en este escrito.

En definitiva, el gobierno local que surgió tras la moción de censura de agosto de 2017 contra el ahora de nuevo alcalde, dejó a Icod de los Vinos en una situación económica de mejora en todos los órdenes, y de proyectos de futuro realmente envidiables, como pocos municipios. Una magnífica plataforma para un cambio real en la tendencia de declive que se viene observando en esta ciudad desde hace años. Lo que resulta ahora imprescindible es que se gestione y se aproveche, pero dudo que así se lleve a efecto cuando lo único que se hace es una política cortoplacista y sin visión, empleando todo el tiempo, las energías y buena parte de los recursos en fiestas, marketing electoral y propaganda, o lo que es lo mismo: tambores y guitarras.

Imagen de cabecera del artículo realizada por el fotoperiodista Andrés Gutiérrez