Nace ‘Garachico más sostenible’ para combatir la despoblación en la comarca de Daute

Garachico

La Casa de Piedra de Garachico acogió este martes la primera mesa redonda enmarcada dentro de ‘Garachico más sostenible’, el nuevo proyecto nacido del Festival Internacional de Cine Medioambiental de Canarias (FICMEC) que persigue buscar soluciones a la despoblación de la comarca de Daute. Tal y como señaló la moderadora, Sandra de León, “se trata de un propósito de voluntades que no perjudique a nadie, pero que ayude a prosperar con alternativas comunes para gestionar un problema que nos afecta a todos”.

A la reunión asistieron alrededor de 40 personas, entre las cuales se encontraba el alcalde de Garachico, José Heriberto González; el de Buenavista, Antonio González; la concejala de Turismo, Juventud y Recursos Humanos del Ayuntamiento de Los Silos, Yésica Escobar; y otros representantes de las administraciones públicas, además de vecinos y propietarios de viviendas de alquiler vacacional.

La iniciativa, tal y como explicaron, surge en Garachico por las inquietudes de algunos vecinos que plantearon la formación de grupos de trabajo voluntarios para analizar la situación de despoblación. Según la organización, este problema se relaciona en mayor medida con la falta de vivienda y empleo y se contextualiza no solo en la Villa y Puerto, sino en toda la comarca de Daute. Las casas vacías, las viviendas vacacionales y las trabas con la administración pública para construir, asociado a los altos alquileres y la baja renta per cápita de los vecinos de la Isla Baja, dificulta, sobre todo a los jóvenes, la consecución de hogares y por ellos se ven obligados a establecer su residencia en otros municipios.

“No es un ataque contra nada ni contra nadie”, señaló De León, “hay viviendas vacacionales que están dadas de alta, que pagan sus impuestos y que generan economía circular, pero por otro lado surge el problema de las que no están dadas de alta y que están generando beneficios por los cuales no se pagan impuestos que nos repercute a todos”. Según la presidenta de la Asociación Canaria del Alquiler Vacacional (ASCAV), Doris Borrego, “se está trabajando para que todo el mundo se legalice, pero hay muchos problemas administrativos”. Borrego no cree que el camino sea “denunciar al que lo está haciendo ilegal, sino fomentar a que lo haga bien”.

“La culpa no es del alquiler vacacional”

“A nivel mediático se ha responsabilizado en mayor medida del problema de los alquileres y la despoblación a los propietarios de las viviendas vacacionales y no es justo”, ha apuntado un vecino. Según el mismo los dueños de viviendas vacías han optado por este modelo de negocio en vez de por el alquiler  convencional “por la falta de seguridad jurídica, por los problemas con los arrendamientos, por no saber si van a cobrar o no o porque en muchos casos tienen que invertir más de lo que han ganado por los destrozos ocasionados”.

La presidenta de ASCAV comparte esta idea: “Las áreas se despueblan por el simple hecho de que no hay oportunidades y aquí estamos hablando de buscar oportunidades para que la gente de aquí no se vaya, no de romper el negocio de las personas que viven de los alquileres vacacionales”. Para Borrego se puede llenar la costa de hoteles u optar por un modelo más sostenible a través de hostales, albergues o casas rurales: “La gente se beneficia de manera circular y la economía también, hay oportunidades para pequeñas empresas intermediarias de limpieza y de reformas, y para los propios vecinos que buscan trabajo”.

El apoyo de las administraciones

Después de que los vecinos compartieran opiniones y experiencias tomaron la palabra los representantes políticos de los ayuntamientos.

El primero en valorar la iniciativa fue el alcalde de Garachico, José Heriberto González, quien la calificó como “muy positiva”. Considera que “a través de propuestas como esta se pueden hacer muchas cosas, a pesar de que estamos en un momento muy complejo, sobre todo desde el punto de vista medioambiental”.

El mandatario garachiquense explicó que en la villa y puerto únicamente se puede construir en el 4,5% del territorio. El 95% restante está protegido: “No somos Adeje, Arona, Santa Cruz o La Laguna, tenemos muchas restricciones, a veces porque nosotros mismos nos las hemos autoimpuesto para poder tener el pueblo que tenemos, para no crecer desproporcionadamente ni más allá de lo necesario y deseado”. Para el regidor local hay un planteamiento contradictorio: “Los municipios se están despoblando, ¿pero hace falta construir más viviendas? Es más problema de las casas vacías que de otra cosa, pero nosotros en la propiedad privada no podemos hacer nada”.

La concejala de Turismo, Juventud y Recursos Humanos del Ayuntamiento de Los Silos, Yésica Escobar, también aprovechó para agradecer brevemente el proyecto: “Esto es un problema que nos afecta a todos y es una manera de compartir inquietudes y tratar de buscar soluciones comunes”. Según la edil silense “hay que destacar la perspectiva que plantea FICMEC de respecto del medio ambiente porque es un beneficio para el conjunto de vecinos”.

El último en tomar la palabra fue el alcalde de Buenavista, Antonio González, quien también agradeció la iniciativa “más allá de la discusión que se pueda establecer entre modelos de alojamiento”. Según el mismo, “centrarse en el turismo está bien, pero también tienen que haber lugares para vivir”. Tal y como señaló González, la despoblación es un tema que en Buenavista se ve desde distintas vertientes y dependiendo del territorio por causas diferentes: “No es lo mismo la pérdida de población que se puede producir en Las Portelas que en el casco”.

Por otro lado, el mandatario buenavistero subrayó que “muchos vecinos especulan porque como ellos mismos han dicho en esta reunión si pueden ganar 1.500 euros con el alquiler vacacional no van a ganar 300 con el tradicional”. González entiende que “en ocasiones los propietarios puedan salir perjudicados”, pero pide “que no se queden solo con los casos malos porque en muchísimas ocasiones los inquilinos son gente responsable y cuidadosa”. Por último, señaló que desde el consistorio tienen varias tareas pendientes: “Pretendemos poner a disposición terrenos para la construcción de viviendas sociales para que los vecinos puedan comer y pagar sus alquileres e intentar habilitar aquellos bloques de casas construidas que permanecen vacías por errores administrativos del ayuntamiento”.

Fuente: Daute Digital (Adtemexi Fuentes). Fotografías cedidas por Daute Digital