Mejora la seguridad del colegio ‘Francisco Afonso Carrillo’ de San Juan de la Rambla

San Juan de la Rambla

La alcaldesa de la villa de San Juan de la Rambla, Fidela Velázquez, dio cuenta recientemente del inicio de las demandadas obras de mejora de seguridad, aislamiento y evacuación de pluviales del CEIP Francisco Afonso Carrillo, cumpliendo así una promesa establecida tanto con el AMPA como con el equipo lectivo del centro.

Con esta misión y aprovechando el actual periodo vacacional, se están ejecutando trabajos de sustitución de las albardillas de los parapetos en planta cubierta, que al encontrarse deterioradas  favorecen la filtración del agua de lluvia y pueden causar caída de fragmentos al patio y la sustitución de las contraventanas de aluminio de aulas, secretaría, comedor y vivienda de conserjería, que dado su estado de corrosión y a falta de muchas piezas, suponen un alto riesgo para el alumnado. Del mismo modo, las tareas incluyen la reparación de varias vigas de la estructura del edificio, que presentan armaduras oxidadas y fisuras en el hormigón con zonas desprendidas.

Las obras, ejecutadas con la inversión de 42.352 euros procedentes del Gobierno de Canarias, atienden a un proyecto realizado por la oficina técnica municipal que aporta como solución la sustitución de todas las albardillas de las cubiertas por nuevas de hormigón visto, la colocación de nuevas contraventanas en la zona norte y este del centro y el saneamiento manual de las vigas afectadas mediante picado de superficie y limpieza de armaduras con imprimación anticorrosiva, relleno con mortero cementoso de polímeros y fibras y acabado con mortero de reparación de soportes de hormigón. Los trabajos serán rematados con la impermeabilización de la cubierta.

“Es de orden destacar la sensibilidad e implicación de la actual Dirección General de Centros, Infraestructura y Promoción Educativa, que entendiendo nuestra preocupación y urgencia, rescató un proyecto que hasta este momento dormía el sueño de los justos en un cajón de tareas pendientes. La comunidad educativa ramblera y yo misma, sólo podemos expresar gratitud. Desde hoy, el colegio es mucho más seguro”, concluye Velázquez.