Los cementerios de San Juan de la Rambla abrirán a profesionales de floristería por el Día de la Madre

San Juan de la Rambla

El Ayuntamiento de la Villa de San Juan de la Rambla, con objeto de facilitar el enrame de los cementerios  por la celebración del Día de la Madre del próximo domingo 3 de mayo, ha llegado a un acuerdo con las floristerías del municipio para que durante este viernes y el sábado se les permita el acceso a los nichos y bóvedas, con objeto de depositar los motivos florales previo encargo de los vecinos interesados.

Esta solución, tal como apunta la alcaldesa Fidela Velázquez, “nos parece la más apropiada para conciliar la prohibición de acceso a los cementerios por la situación de alarma y la de homenajear a las madres que allí descansan. Durante las últimas semanas recibimos muchas llamadas de vecinos que nos pedían poder desplazarse al camposanto, hecho que en la actualidad no está permitido. Por eso consideramos que la mejor vía para enramar en este día señalado es a través de los servicios profesionales, que sí pueden realizar esta función con total seguridad”.

El procedimiento es sencillo. Los vecinos tan sólo tienen que ponerse en contacto con la floristería que elijan y ésta avisar al Ayuntamiento para que les dé acceso a cualesquiera de los dos cementerios, el municipal o el histórico. El personal municipal estará pendiente para abrir de manera puntual las instalaciones y facilitar así el trabajo de los floreros, garantizando que se cumpla el servicio.

Independientemente de lo anterior, el Ayuntamiento aportará dos motivos florales, uno por cementerio, sirviendo como enrame simbólico de todas las bóvedas y en señal de respeto y homenaje a todas las madres. “Una medida que permite que todas las madres reciban su respectivo regalo floral sin diferencia entre los que pueden acceder a las floristerías o no”, concluye la Alcaldesa.

Esta medida se suma a la que se viene realizando desde el comienzo del periodo de confinamiento, en la que el Ayuntamiento aporta todos los lunes una corona de flores como signo de respeto a los fallecidos que no pueden recibir la visita de los familiares por el cierre de los cementerios.