La Universidad de La Laguna desarrollará un protocolo para la evaluación de menores con necesidades especiales

Información insular/Información regional

La consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias y la Fundación de la Universidad de La Laguna, han firmado un convenio para la investigación sobre psicomotricidad y atención temprana en menores que presentan necesidades especiales o con dificultades de adaptación e integración social.

Entre los objetivos específicos del convenio se incluye el desarrollo de un protocolo propio de evaluación basado en la observación de los parámetros de la expresividad psicomotriz, que tiene en cuenta la relación del niño con el espacio, los materiales, los otros y consigo mismo, lo que permite valorar sus competencias cognitivas, motoras, comunicativas, afectivas y relacionales. A partir de estos indicadores se aplican las escalas o pruebas específicas que permitan categorizar sus características.

Cristina Valido, consejera de Políticas Sociales, indicó la importancia del diagnóstico ya que “si un niño o niña presenta algún tipo de trastorno en su desarrollo y no recibe una propuesta de intervención que facilite a la familia y a la escuela una respuesta ajustada a sus necesidades lo más probable es que presente dificultades más graves para poder llevar una vida normalizada e incluso el trastorno podría progresar negativamente”. “El tratamiento es fundamental pero, también lo es un buen dictamen” -expuso Valido-, “y este convenio permite la derivación de casos desde la Dirección General de Protección a la Infancia y la Familia al Aula de Psicomotricidad de la Universidad de La Laguna para su análisis, diagnóstico y propuesta de intervención”.

El convenio tiene una dotación económica de 42.450,48 y se tiene previsto realizar el diagnóstico a 25 menores.

La Fundación Universidad también se compromete a realizar un estudio estadístico sobre las dificultades de los niños y niñas evaluados, la edad en la que se detectan signos de alarma en el desarrollo y los profesionales que realizan esta detección. También se detectarán cuales son las demandas y necesidades que se presentan en el ámbito familiar de los niños y niñas sujetos de esta investigación y sugerir pautas de intervención.

Protocolo de evaluación

Las sesiones de evaluación incluyen protocolos de valoración en función de las necesidades del caso como pueden ser pruebas de detección del autismo, escalas de desarrollo, análisis de los procesos vinculares, mantenimiento de la atención, pensamiento secuencial, técnicas proyectivas a través del dibujo y la caja de arena, etcétera, además de la utilización de los parámetros para la evaluación psicomotriz.

El Aula de Psicomotricidad de la Universidad de La Laguna también se encargará de apoyar a las familias mediante entrevistas, tomando como referencia señales de alerta referidas a la presencia de trastornos generalizados del desarrollo, trastornos vinculares, hiperactividad y déficit de atención o retraso madurativo.

En este proceso se elaborará un informe de evaluación psicomotriz para cada caso, y una propuesta de intervención que facilite a la familia y a la escuela una respuesta ajustada a las necesidades detectadas.

Por último, se confeccionará un informa final que recoja la evolución del niño o la niña, las pautas de intervención realizada, así como como sugerencias para su posterior desarrollo cuando se haga necesario, remitiendo a la la Dirección General de Protección a la Infancia y la Familia propuestas de seguimiento, intervención o medidas administrativas a adoptar.