La patronal canaria aboga por “la valentía política, la unidad de todos y la responsabilidad de cada uno”

Información regional

“Esta no es una guerra que sólo puedan hacer unos mientras los demás asistimos como convidados de piedra a sus consecuencias”, sostiene Juan Luis Lorenzo, presidente de la Confederación Canaria de Asociaciones Profesionales (Concap), ante los problemas que está acarreando el coronavirus y las consecuencias económicas de su propagación. “Hemos creado un mercado global, viajamos rápido a cualquier lugar, queremos conocer y disfrutar de cada lugar del planeta, importamos y exportamos mercancías, movemos componentes de un lugar a otro y esta es una consecuencia de esa globalización de la que tanto hemos hablado. Es una consecuencia muy dura y muy difícil de llevar pero para salir de ella necesitamos la colaboración de todos: políticos, empresarios, científicos, personal sanitario y, sobre todo, la población en general”, sostiene el presidente de la patronal canaria.

Para la Concap no es momento de partidismos, ni de críticas “sino de arrimar el hombro, de ponernos a remar todos hacia donde nos digan que hay que remar porque la solución a esta situación pasa por la colaboración de todos. Vamos a tener que soportar medidas drásticas y va a ser necesaria valentía política tanto por parte de quienes las tomen como por parte de quienes se abstengan de caer en la crítica electoralista. Tendremos que aprender  de los errores y aciertos de los que nos han precedido en asumir el problema y tomar decisiones lo antes posible por tajantes que sean. La historia sólo reconoce a los valientes y los ciudadanos no esperan que algo tan brutal como lo que tenemos encima sea utilizado de forma partidista porque es momento de trabajar en la construcción de ideas, es momento de empujar, es momento de reconocer a los sanitarios su ingente labor, de saber que tenemos científicos de primer nivel… es momento de dar la talla como pueblo también a nivel individual cada uno en su casa, con su familia, con los suyos, con los nuestros, porque esos conciudadanos que tanto peligro corren son de todos y está en nuestra manos evitar que enfermen”.

A nivel global, la rápida propagación del coronavirus está provocando el pánico en los mercados financieros, fuga de capitales, devaluación de monedas y una creciente amenaza de recesión global, pero en Canarias eso se traduce en miles de establecimientos turísticos casi parados y ese parón tira de muchísimas empresas de todos los sectores. “El turismo y la construcción son los dos motores de la economía canaria y tenemos al primero sufriendo lo indecible y aún le queda tiempo de sufrimiento porque los expertos dicen que el panorama debería mejorar en la segunda mitad del año pero hay que aguantar el tirón hasta entonces”.

Hace un mes, el escenario era el de un brote limitado a China “y todos asistíamos a las imágenes de aquella ciudad fantasma como si aquello fuera una película. Hoy tenemos el problema en España, en Europa, en todo el mundo y la pandemia amenaza con paralizar el crecimiento mundial y con tener un coste para la economía del planeta de 2,7 billones de dólares”.

Con el virus propagándose rápidamente, “los economistas nos dicen que vamos a tener una recesión aguda, pero probablemente corta, aunque su finalización dependerá de lo lejos y rápido que siga propagándose el virus, del tiempo que se tarde en encontrar una vacuna y de lo efectivo que sean los gobiernos para mitigar el daño”.

Todos creemos que los científicos están haciendo todo lo que pueden para encontrar esa vacuna, los sanitarios se están dejando la piel en ayudarnos a todos “y los empresarios sólo podemos aguantar este temporal colaborando en todo aquello que se nos proponga o planteando soluciones para soportar mejor esta crisis y dejar abierto el camino a ese despegue que nos auguran, mientras como todos los ciudadanos hacemos caso a las recomendaciones sanitarias para evitar aumentar los contagios. En suma: valentía política para afrontar esta pandemia, unidad con nuestros gobernantes sean del color que sean, responsabilidad colectiva e individual de todos, agradecimiento a todo el personal sanitario y orgullo por esos científicos que luchan cada día por encontrar una solución».