La biblioteca pública de Icod mejora sus instalaciones y amplía su fondo

Icod de los Vinos

La Biblioteca Municipal de Icod de los Vinos se ha convertido en punto de referencia cultural. Esta instalación, ubicada en el antiguo convento de San Francisco, ha mejorado su imagen con  diferentes actuaciones de mantenimiento y remozamiento, la actualización del depósito y el incremento de libros y material audiovisual.

Los datos ponderan que los esfuerzos realizados por la Concejalía de Cultura han dado sus frutos: el aumento del número de socios hasta los 2.069 y un total de 1015 nuevas adquisidores en el fondo actualizado de 2018. Durante ese mismo año, la biblioteca municipal registró 20.240 usuarios, una cifra considerable si lo comparamos con ejercicios anteriores. También, se llevaron a cabo 4.324 préstamos de libros, material audiovisual y revistas, además de un aspecto clave para los usuarios: la ampliación del horario, abriendo los fines de semana (sábado de 08:00 horas a 19:00 horas, y domingos de 09:00 a 13:30 horas).

Entre las obras más importantes acometidas por la Concejalía de Cultura, que dirige el edil Javier Sierra, destaca la adquisición de lámparas LED con conexión USB en las diferentes salas de estudio, la instalación de tomas de corriente cerca de las mesas de estudio, y la realización de labores de mantenimiento y mejora en la madera de la balconada del patio interior, que llevaban sin realizarse desde hace más de una década. Cabe mencionar también el elevado número de consultas de investigadores en el Fondo Local, recientemente renovado y ampliado.

Durante 2018 la biblioteca municipal facilitó la accesibilidad de la instalación para los usuarios con diversidad funcional, además de convertirse en una importante fuente de recursos educativos para niños, jóvenes y adultos donde se promueve la lectura y la investigación, y sirve de vía de acercamiento a la cultura y al arte para los ciudadanos a través de la utilización en sala y el préstamo de libros y revistas, entre otros.  

El concejal Javier Sierra indica que “estos registros demuestran el acierto de las diferentes ampliaciones del horario para los estudiantes, el remozado de parte de las instalaciones, así como la eliminación de las barreras arquitectónicas, objetivo que seguiremos trabajando para una biblioteca accesible al cien por cien”.