Instalan en Los Silos un generador eléctrico para clorar el agua de San Bernardo

Los Silos

El Ayuntamiento de Los Silos ha instalado un generador eléctrico junto al depósito de agua que abastece al barrio de San Bernardo, también conocido como Las Canteras, para garantizar el funcionamiento continuo de un clorador automático. Este dispositivo, que dosifica el cloro sin que sea necesaria la intervención humana, es uno de los requisitos que planteó la inspección sanitaria para levantar la restricción en el consumo de agua de la red pública que afecta a 600 vecinos desde el pasado 10 de octubre.

Tras limpiar y desinfectar el depósito de agua que abastece al barrio, el consistorio se centró en la instalación del clorador automático, «pero a esa zona no llega la red eléctrica y se trabaja en la instalación de placas solares que garanticen el suministro», explicó la primera teniente de alcaldesa, Raquel González (PP). Mientras se concreta la alternativa de la energía solar, el consistorio utilizará un generador eléctrico de gasoil.

La previsión de su grupo de gobierno (CC-PP) es que «la próxima semana» se levante esta restricción por niveles bajos de cloro y un exceso de bacterias coliformes y E. Coli.

Raquel González quiso matizar que «desde el día siguiente de la restricción, todos los análisis del agua han ofrecido resultados correctos en cuanto a cloro y bacterias. Los parámetros están bien desde el 11 de octubre, pero la inspección sanitaria nos impuso, por los incumplimientos del pasado, varios requisitos que hemos tratado de cumplir lo antes posible».

Insistió González en que esta restricción «tiene su origen en problemas que vienen de lejos» y lamentó el retraso en la solución, «debido a las limitaciones presupuestarias y a la negativa de muchas empresas a trabajar con el Ayuntamiento de Los Silos por sus impagos».

«Muchas empresas no se fían de este ayuntamiento y eso ha dificultado mucho la solución a este problema: desde la ejecución de la limpieza hasta el clorador o las placas solares», aseguró la edil.

El gobierno silense pide disculpas a los vecinos afectados y considera que su situación es «actualmente el principal problema que trata de resolver este ayuntamiento».

La previsión municipal es que la inspectora de Sanidad acuda este lunes a la villa para comprobar las medidas tomadas y realizar nuevos análisis del agua. «Si todo va bien, a mediados de la próxima semana se podría levantar la restricción», recalca González.

Fuente: El Día