Noticias de la comarca del Noroeste de Tenerife (Canarias)

Fundamentos

Miscelánea

Salvador García Llanos

Presidente de la Asociación de la Prensa de Tenerife

Tras la controvertida investidura de Pedro Sánchez, se ha sabido que PSOE y Unidas Podemos, sostén de la coalición progresista, han firmado un protocolo para ir aplicando unos esquemas básicos de funcionamiento. Es natural: se accede a un escenario político completamente nuevo y hay que ir debidamente pertrechados para la experiencia. El protocolo ha de ser un sólido soporte de trabajo: para sustanciar la lealtad y para hacer la pedagogía política necesaria e indispensable. La entente es consciente de que no le van a perdonar una, luego ha de estar preparada para no incurrir en precipitaciones ni errores y para saber afrontar con solvencia y bases seguras aquellas situaciones que vayan surgiendo.

El protocolo suscrito consigna dos mesas de coordinación. A una le corresponderá hacer el seguimiento y la evaluación del funcionamiento de gobierno de coalición, así como el grado de desarrollo del acuerdo concertado entre los dos partidos, rubricado el último día del pasado año bajo el título Coalición Progresista Un nuevo acuerdo para España. Como debe ser el fundamento principal del trabajo para el cumplimiento de los objetivos propuestos, ya deberían insistir desde las respectivas organizaciones en una difusión adecuada del documento entre sus propias bases y entre sus órganos y dirigentes. Miren por dónde, quienes echaban de menos materiales informativos para reuniones internas, ya tienen con los que debatir y explicar. Que se hagan una idea de que esa tarea es básica para afrontar con fundamento y un mínimo de rigor los envites en medios y redes sociales donde es previsible que continúen las falacias, las deformaciones y, por supuesto, los insultos y las descalificaciones. Y el temor a que el Gobierno lo haga bien. No tendrán mejor fundamento, para dar una respuesta de templanza, creíble y apropiada, que apoyarse en el acuerdo firmado y deducir sus aplicaciones prácticas. Se trata de ser los primeros en saber el por qué de las cosas.

La segunda mesa de coordinación dedicará su tiempo a la coordinación parlamentaria. En el protocolo se señala que “los ministros respetarán su ámbito competencial propio y evitarán opinar o dar publicidad a proyectos de otros ministerios antes de ser refrendados por el Consejo de Ministros”. Se trata, sobre todo, de evitar zancadillas y filtraciones, eso que en la jerga se denomina ‘putaditas’ que sirven para malos tragos, fastidiar, menoscabar y abrir crisis que van mermando la credibilidad de un cargo, de un departamento y del propio ejecutivo. En ese sentido, el acuerdo compromete a los integrantes de la coalición a mantener “la máxima discreción”, respecto de las negociaciones y acuerdos que se mantengan en el seno del Gobierno y en los órganos correspondientes.

Lo dicho, que se esmeren desde el principio para exigir, cumplir y difundir. Si se quiere lealtad y operatividad. Mucha pedagogía política.

Lo último de Miscelánea

Periodismo necesario

Salvador García. Presidente de la Asociación de la Prensa de Tenerife Cuando
Arriba ......