El tenista Dominic Thiem ganó el ‘Abierto de Barcelona’ preparándose en Tenerife

Miscelánea

Dominic Thiem es el nuevo gran nombre en el mundo del tenis. Si bien ya sonaba con fuerza entre los conocedores de este deporte, fue en el pasado marzo cuando este joven tenista austriaco puso su nombre en alto al quedar como campeón de su primer Masters 1000, derrotando en la final al mismísimo Roger Federer.

Pero la hazaña no quedó allí, poco más de un mes después, Thiem lograría derrotar a Rafael Nadal en las semifinales del Abierto de Barcelona para luego ganar la final en dos sets frente al ruso Daniil Medvédev; logrando así su título 13 en el ATP.

Ambas victorias fueron una completa sorpresa en su momento, tomando desprevenidos a los más fanáticos del tenis y, por supuesto, a las casas de apuestas, ya que los grandes favoritos en dichos eventos eran los dos tenistas de siempre.

En el encuentro contra Nadal, ¡la victoria de Thiem pagaba 20.5! Mientras que contra Federer una victoria del austriaco pagaba un modesto 3.5. Con hacer clic aquí, se pueden observar las cuotas de apuesta de los próximos partidos de tenis que tienen a Thiem como protagonista.

Dicho eso, ya no hay vuelta atrás y Thiem es el digno vencedor de dos grandes torneos de tenis y parece que será un nombre al que muchos apostarán de ahora en adelante. Pero detengámonos a ver lo ocurrido antes de este torneo de Barcelona.

La preparación en Tenerife

Desde el año 2016 Thiem se prepara en Tenerife para los primeros torneos del año. En 2018 le fue un tanto agridulce y acabó octavo en el ranking mundial, pero la mayoría, incluyéndolo a él y los demás tenistas, estaban conscientes de que podía dar mucho más.

Por ello, su preparación del año 2018 fue incluso más intensa en las canchas de Tenerife, donde estuvo acompañado de otros tenistas austriacos como Dennis Novak y Sebastian Ofner, ambos en el top 200 de la ATP.

En 2017 disputó la final del Abierto de Barcelona y perdió contra Nadal, pero ya estaba bastante empapado del clima de España gracias a su preparación; por eso volvió dos años más tarde al mismo torneo y venció al de Mallorca.

El polvo de ladrillo

Sus habilidades parecen no tener fin, pero queda claro que la mejor superficie para Thiem es el polvo de ladrillo, polvo de arcilla o tierra batida. No solo los números lo demuestran sino también su confianza con la raqueta.

De hecho, para muchos está llamado a ser el sucesor de Nadal en esta superficie. Una superficie que requiere de más potencia e inteligencia y menos reflejos.

Apenas acaba el primer cuatrimestre del año y ya hay un claro favorito para ser la gran estrella del año en lo que al tenis respecta.

Sus próximos grandes torneos para demostrar que el número 5 del mundo se le queda chico con Madrid, Roma, Lyon y Roland Garros; todos de tierra batida.

Su participación en Wimbledon está confirmada desde hace meses, se espera que este torneo pueda mostrar otra de las cosas aprendidas o practicadas en Tenerife, siendo la más importante de todas que no es solo un competidor para superficies de polvo de ladrillo.