El PP «preocupado» por el mantenimiento de los taludes en las carreteras de Ycoden Daute

Información insular

Manuel Fernández: “Los últimos desprendimientos en los tramos de Los Realejos recientemente y Garachico hace unos meses ponen de manifiesto la necesidad de una actuación de mantenimiento”

El consejero Popular en el Cabildo de Tenerife, Manuel Fernández, preguntará en la Comisión Plenaria de Planificación, Turismo, Sostenibilidad, Carreteras e Innovación sobre los taludes que se encuentran ubicados a lo largo de la red viaria insular que existe entre los municipios de Los Realejos y Garachico.

Fernández pedirá al gobierno insular detalles en relación a si el Cabildo tiene contemplado en sus presupuestos alguna partida para el mantenimiento, el control y la emisión de informes de la situación de los mencionados taludes.

El consejero popular anuncia que realizará esta pregunta, teniendo en cuenta “los incidentes por desprendimientos que hemos tenido los últimos meses, como por ejemplo el 31 de diciembre de 2018, cuando cayeron varias piedras sobre la TF-42 que provocaron el corte completo de la vía durante varios días a la altura del barrio garachiquense de El Guincho, y ahora, el reciente incidente en la TF-5, a la altura de Los Realejos”.

Fernández considera que “estos incidentes ponen de manifiesto las deficiencias en las infraestructuras viarias en el norte de la Isla”, lo que hace necesario que el Cabildo lidere el proceso para el auténtico cierre del anillo insular, puesto que esta vía es “la principal carretera de conexión de Ycoden Daute con el resto de Tenerife”.

Además, Manuel Fernández cree que esta comarca de Ycoden Daute “es una zona de la isla abandonada históricamente por los diferentes gobiernos que han pasado por el Cabildo, tanto de Coalición Canaria, como de PSOE, y por eso en este momento reclamamos la necesidad de que el presidente del Cabildo tome las riendas de la situación de una forma efectiva y eficiente, y que priorice las obras que son una verdadera necesidad para Tenerife, como el cierre del anillo insular, en lugar de perder el tiempo anunciando obras faraónicas, como el tranvía a Los Rodeos, para meses más tarde afirmar que deja de ser prioritario”.

“El Cabildo -concluye Fernández- requiere ahora más que nunca de un presidente que lidere un proyecto solvente para Tenerife, que sepa reconocer cuáles son las necesidades y prioridades de la Isla, y que actúe en consecuencia, en lugar de gobernar a golpe de titular, sin criterio ni planificación”.