El Gobierno de Icod exige la reposición de un paso de peatones en San Marcos que es clave para la seguridad de los viandantes

Icod de los Vinos

El Gobierno local en el Ayuntamiento de Icod de los Vinos conmina al Cabildo de Tenerife a que reponga el paso de peatones existente en la carretera TF-414 de la Playa de San Marcos, más concretamente el ubicado en la zona de la parada de guaguas a la entrada de la Casas de los Pescadores.

Paso de peatones antes de que se eliminara

Se trata de una propuesta presentada en el último pleno y aprobada por unanimidad en la que también se solicita a la Administración insular que ejecute las actuaciones en el borde de la carretera junto a la parada para mejorar las condiciones de uso y seguridad de la misma, y del paso de los peatones para los transeúntes.

El equipo de Gobierno entiende que “evitar este paso supone para los vecinos molestias notables en sus movimientos habituales, al obligarles a transitar por zonas más alejadas de sus domicilios y sobre todo, corriendo riesgos más fáciles de materializarse; todo ello ha dado lugar a protestas notables de los vecinos de San Marcos, que acuden al Ayuntamiento a pedir soluciones y la recuperación de su paso de peatones”.

En esta línea, subrayan que “sin ningún tipo de información ni comunicación previa, supimos hace unas semanas, con evidente sorpresa, que un paso de peatones existente desde siempre en esta carretera había desparecido, por lo que indagamos y nos informan que el día 20 de enero, trabajadores del Cabildo Insular procedieron a la retirada de la señalización vertical y al borrado de la señalización horizontal del paso de peatones; este elemento vial está plenamente justificado, habida cuenta que está situado en la parada de guaguas, y es el paso obligado, no solo de las viajeros que descienden de la guagua, sino de muchos vecinos que se dirigen a sus domicilios”.

El Gobierno local icodense no entiende “por qué se ha tomado esta medida, pues si el objeto era mejorar la seguridad de los peatones en la zona, en nuestra opinión, lo que se ha conseguido es totalmente lo contrario; los viandantes seguirán cruzando la carretera y el riesgo será mayor”.

Por último, alertan que esta decisión “tiene otros graves inconvenientes, dado que se obliga a muchas personas de todas las edades a transitar por escaleras que por sus características de pendiente, longitud  y dimensiones de peldaños son en sí mismas un peligro, por lo que una caída tendría consecuencias muy serias por la longitud de sus tramos, especialmente con personas mayores”.