El barranco de Masca será de pago y accesible solo en transporte público

Buenavista del Norte

El Ayuntamiento de Buenavista del Norte ya ha recibido la concesión, por parte de la Demarcación de Costas, del embarcadero de Masca, localizado al final del barranco. Según explica la alcaldesa, está autorización ya está en exposición pública y saldrá publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en los próximos días. Se trata de una demanda histórica que la mandataria consiguió comprometer en la visita de la directora de la Demarcación Provincial de Costas a la zona. La previsión es que en junio o julio de este mismo año las obras del embarcadero estén en marcha y que a finales de 2019 -los trabajos tienen un plazo de ejecución aproximado de cuatro meses- esté concluido y pueda empezar a ser utilizado. En concreto, la actuación supondrá que la superficie utilizable del embarcadero pase a 114 metros cuadrados de los 40 actuales de manera que pueda ser utilizada para el aterrizaje de helicópteros en casos de emergencia.

El barranco de Masca, en Buenavista del Norte, solo se podrá disfrutar pasando antes por caja. El Ayuntamiento, que confía en reabrir el sendero en verano tras finalizar las obras de seguridad, pondrá en marcha un modelo de gestión de pago para el barranco. En concreto, la idea del Consistorio es ofrecer a turistas y locales un paquete que incluya el transporte en guagua, el traslado en barco y los guías, por un coste económico determinado -que aún se está estudiando-. Esta será la única forma de acceder al sendero, a parte de las actividades organizadas por las empresas de turismo activo que también tendrán que desembolsar un canon, ya que la entrada en vehículos particulares se prohibirá.

Así lo explica la alcaldesa de Buenavista del Norte, Eva García, quien detalla que el modelo económico que buscan para el Parque Rural de Teno y su localidad “pasa por el pago de la visita”. La mandataria norteña asegura que el objetivo de esta medida es garantizar la seguridad de los visitantes así como crear riqueza y empleo en el municipio. Además, con las limitaciones de vehículos particulares se solucionará, según el Consistorio, los problemas de aparcamiento, los colapsos en la vía y las afecciones al entorno. También se limitará el acceso dentro del propio barranco a un número determinado de personas para preservar su riqueza así como dar protección a los senderistas.

Todo ello, no obstante, ocurrirá después del verano. La alcaldesa avanza que las obras de rehabilitación del sendero del barranco, que incluyen la colocación de barandillas, van muy avanzadas por lo que esperan reabrirlo en el periodo estival. Sin embargo, y hasta que salga a licitación el concurso para su gestión, esta la realizará una empresa pública. Será entonces, cuando la visita a Masca comience a ser cobrada. El barranco de Buenavista, uno de los más atractivos de la Isla por sus encantos naturales y que recibe miles de visitas cada año, se convertiría en el segundo entorno natural de Tenerife en tener un modelo de gestión de pago tras el barranco del Infierno, en Adeje. En este caso la iniciativa es muy similar a la del sendero sureño en la que actualmente se cobra un precio fijo (distinto para los residentes y los turistas) por acceder a su interior. El coste incluye material de seguridad como cascos así como la garantía de que, como máximo, hay 300 personas dentro del sendero.

El barranco de Masca se cerró en febrero del año pasado tras el rescate de ocho excursionistas aislados por un temporal y los desperfectos provocados en el embarcadero de la playa a la que conduce. Desde entonces, y mientras se ejecutan los trabajos de adecuación, los empresarios de la zona -negocios de turismo activo, taxistas o restaurantes-, han visto como su actividad económica se ha ido a pique. Sin poder ejercer su trabajo, los afectados aseguran que las pérdidas están siendo millonarias.

Fuente: La Opinión (Elena Hernández)