El ayuntamiento de La Guancha se ve obligado a realizar cambios en la circulación de vehículos por el casco urbano por las obras en la TF-5

2 minutos aproximados de lectura

El casco urbano de La Guancha soporta desde el pasado viernes una densidad de tráfico mucho mayor debido al corte de la TF-5 después de los desprendimientos. De esta forma, prácticamente todos los vehículos que quieran entrar o salir de la zona noroeste de la isla deben circular estos días a través del casco urbano de la localidad.

Con la entrada en la fase 1 de la desescalada el pasado lunes, la cantidad de vehículos que circula a través de La Guancha es mucho mayor con lo que se han detectado varios problemas, por lo que desde la concejalía de Seguridad que dirige Mercedes Báez y con la colaboración de la Policía Local se han tenido que tomar una serie de medidas.

Así, desde el pasado viernes y con el objetivo de facilitar la maniobrabilidad de los vehículos de gran tamaño, se han tenido que reducir las zonas de aparcamientos tanto en la calle Solitica como en la avenida Hipólito Sinforiano, avenida principal del casco urbano.

Por otro lado, desde hoy miércoles se ha anulado una de las salidas a la citada avenida desde la zona alta del municipio por el riesgo que entrañaba la incorporación de los vehículos a la vía. De esta forma, todos los vecinos que se dirijan al casco desde la zona alta podrán hacerlo por la vía alternativa que la policía local ha habilitado junto a la plazoleta Ángeles Machado.

Desde la Concejalía de Seguridad, Mercedes Báez recuerda a toda la población que “debemos tener mucha precaución porque esta situación, según ha informado el Cabildo, se mantendrá al menos durante 2 semanas”. También la edil pide “prudencia a todos los que tengan que circular por nuestro pueblo estos días respetando la velocidad, porque -lamentablemente- algunos olvidan que circulan por una vía urbana”.

noticia anterior...

Se recuerda que las áreas recreativas y de acampada de Tenerife permanecen cerradas

siguiente noticia...

El Estado permitirá el uso del superávit a Canarias y revisará determinados criterios de reparto del Fondo de 16.000 millones