El Ayuntamiento de Buenavista ejecuta un programa de desarrollo personal y comunitario

Buenavista del Norte

Ingrid Regalado, concejala en funciones del área de Bienestar Social del ayuntamiento de Buenavista, señala que “este proyecto, denominado ‘Buenavista deja huella’, supone un conjunto de acciones importantes que giran en torno a favorecer el crecimiento personal, atendiendo a determinados factores que inciden en la búsqueda de oportunidades e indagando en las potencialidades de cada uno”.

Se trata de una iniciativa dirigida a familias, mayores, colectivos en exclusión social y personas con diversidad funcional y que será impartido por la Asociación Factoría Social, Zona Creativa, Miranda Coach y Generación 21. 

‘Buenavista deja huella’ abarcará 5 líneas fundamentales: diversidad funcional, inclusión social, acompañamiento a mayores, envejecimiento activo y cuidados al cuidador. Se tratarán temas como la gestión emocional, la autoestima, la autonomía, la seguridad, las relaciones familiares y también el ocio activo y saludable. Además, tendrá acciones de formación de cocina, repostería y nuevas tecnologías.

Desde el equipo de trabajo que ejecutará el proyecto explicaban que su estructura se basa en una serie de talleres semanales impartidos por expertos y expertas especializadas, que trabajarán el desarrollo del pensamiento positivo en cualquier persona.

La concejala en funciones destacaba que “como adelantábamos varias son las líneas a seguir, por ejemplo, en diversidad funcional pondremos en marcha distintas actividades en colaboración con el Centro Ocupacional de Buenavista del Norte, destacando el ‘Junio tecnológico’ y un ‘Septiembre de sabores’ actividades en las que contaremos con profesionales de la cocina y del área de Sinpromi”.

Otras actividades están enfocadas hacia el colectivo de mayores, “donde cobrará especial protagonismo la cocina tradicional, el cuidado de nuestra salud y el teatro para la reflexión” apunta Regalado. En cuanto a la línea de la inclusión social, la prevención el empoderamiento y la formación son claves en los talleres que se impartirán.

Todas estas actividades se desarrollarán entre los meses de junio y octubre y cuentan con el apoyo de una trabajadora social que se ha incorporado al equipo de trabajo, quienes dispondrán de un trato directo, individual y personal en cada uno de los usuarios que participen en estas acciones, fomentando la autonomía, las habilidades sociales, el voluntariado, entre otros aspectos.