El alcalde de La Guancha subraya que le gustaría «seguir dos mandatos más; luego ya veré»

La Guancha

Antonio Hernández Domínguez asumió el pasado sábado, 15 de junio, el cargo de alcalde de La Guancha con mayoría absoluta, después de pasar por un gobierno en minoría en el mandato pasado y antes, desde el 2007, comenzar su vida política en el CCN, del que se dio de baja, estuvo en la oposición como concejal no adscrito afiliándose al PP en el siguiente mandato, gobernando en minoría desde 2015. En su etapa anterior compatibilizaba el cargo de alcalde con el de profesor y daba clases en el instituto para no perder la condición de enseñante. Ahora ha solicitado una dispensa que le permita ejercer como primer mandatario guanchero sin perder su plaza en Educación. De los siete concejales, tres son nuevos en política, frente a los cinco que obtuvo Coalición Canaria (CC) y uno el PSOE, reparto que le asegura un mandato más controlado.

¿Por qué cree que La Guancha le ha dado esta mayoría de ahora?

Por el PP no ha sido (risas), las siglas no han ayudado mucho. Me siento como el salmón yendo a contracorriente. Ha sido que la gente ha visto que estamos trabajando y que, a pesar de ser muy novatos y de estar en una mayoría minoritaria, hemos logrado sacar el municipio adelante. Yo creo que eso es lo que ha valorado la gente. En las elecciones generales sacamos 500 votos y en las locales hemos triplicado, con más de 1.500 votos, mientras que para el Cabildo el PP sacó la mitad de votos que para la Alcaldía. Por tanto, lo que se estaba valorando era no ya la opción política, sino las personas que estaban al frente de este ayuntamiento.

En los asuntos meramente municipales, como el PGO, ¿lo tienen aprobado?

Eso está resuelto desde el año 2008, aunque hay que modificar algunas unidades de actuación en zonas concretas y eso sí que nos va a traer dificultades. En esta ocasión son los vecinos los que no están de acuerdo y ahora nos están planteando modificaciones puntuales.

En saneamiento ¿Cómo está su municipio en calles conectadas para las aguas negras?

Nosotros, en saneamiento no estamos mal porque tenemos entre un 50 y un 60 por ciento de las calles con las conducciones hechas; nos quedan aún, pero sí que hemos hecho un esfuerzo en la última década para arreglar este tema. Todavía nos faltan varias zonas por hacer estas acometidas, pero eso lo haremos con el Cabildo, con el plan de recuperación, en el que nos han otorgado ya unos dos millones de euros con los que acometeremos las obras en una zona del municipio, pero todavía nos queda mucho por hacer.

¿Cómo lo tienen en la depuración de aguas?

Aún no podemos cumplir con este asunto, porque no hay una depuradora. En el Plan Hidrológico ya se debería haber comenzado a redactar un proyecto de la instalación comarcal que abarca La Guancha-San Juan de la Rambla que estará ubicada en nuestro término municipal, en concreto en la zona de la costa. Nosotros, ahora mismo las aguas negras no tenemos donde tirarlas, aunque esto es más del Cabildo.

Y las cuentas, ¿cómo lleva lo del saneamiento económico?

Pues mire, en enero de este 2019 nos quedamos a cero, completamente saneados, ya no debemos nada porque en estos cuatro años anteriores hemos amortizado una deuda de casi un millón de euros que tenía pendiente este ayuntamiento. Cuando nosotros tomamos posesión, en 2015, los pagos nos ahogaban y ahora mismo ya estamos libres de esos compromisos. Eso es muy bueno, porque tendremos más recursos para Servicios Sociales, Educación e inversiones, en general.

A Servicios Sociales, ¿cuánto destina?

En este presupuesto tenemos una partida de 40.000 euros y eso nos lleva a dar ya unas cien becas de estudio para alumnos de Bachillerato, tanto los que lo hacen en el municipio como para los que lo cursan fuera. Además, ahora lo hemos aumentado a los universitarios y eso nos ha llevado a una buena mejora, porque cuando entramos estaba esa partida en 5.000 euros.

¿Cuánto destina a Educación?

El esfuerzo que hacemos es muy importante y lo seguiremos haciendo en los próximos años, porque es fundamental. Nosotros tenemos un instituto de referencia y los colegios son muy buenos, como el Plus Ultra. De la mano de los profesores y el AMPA, vamos a seguir aportando para ayudar a los hijos de nuestros vecinos a seguir estudiando.

¿Tiene algún tema en concreto en el que va a trabajar porque antes no lo podía sacar?

Sí, claro. Lo que no ha salido no ha sido por cuestión de pactos, sino por tiempo. Un asunto que se ha quedado pendiente y ha dado mucho que hablar es el de la piscina municipal. La verdad es que no hemos tenido tiempo para ponerla en marcha. En el mandato que acabó el día 15 no se hizo nada más, y nada menos, que la infraestructura, que ya está hecha lo que es la piscina municipal, pero todavía queda toda una urbanización exterior, en la que estamos trabajando, además de un parque de calistenia, un sky park y el equipamiento de todo ello. En eso estamos y vamos a darle aún más prioridad. Y luego me queda, que es como una espina clavada, no haber podido arreglar la playa de Santo Domingo, que lleva cerrada mucho tiempo, creo que 15 años, a la que no pueden acceder los vecinos porque la cerró la administración pública y en estos últimos años, a pesar de haber trabajado con el Cabildo, no hemos podido arreglarla, acondicionarla y ponerla a disposición. Esto sí quiero hacerlo en este mandato.

De su grupo, ¿cuántas son mujeres?

En el grupo de gobierno son cinco mujeres y dos hombres. Además, todos y todas son gente muy preparada, que era lo que estaba buscando. Todos tendrán áreas de gobierno, de los que tres lo serán con dedicación exclusiva, porque por ley no podemos tener más; otros tres trabajarán a tiempo parcial y yo tendré una comisión especial, porque sigo siendo personal de la Consejería de Educación y no estaré liberado por el ayuntamiento, aunque me voy a dedicar al municipio al cien por cien.

¿Usted es partidario de un cambio en el Cabildo?

No lo he hablado con el partido, pero creo necesario un cambio en esa Corporación, pero no solo ahí, también en el Gobierno de Canarias, porque siempre ha sido el mismo color político el que ha estado en esas instituciones. Yo creo que es el momento de provocar que entren otros dirigentes y partidos para ver si las cosas se pueden hacer de forma diferente. Nosotros hemos tenido, y ahí están las hemerotecas, encontronazos con el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, cuya actitud en algunos momentos me ha parecido bastante mejorable para con este municipio y con este alcalde. Por eso digo que me gustaría que se provoque un cambio.

¿Cree que las campañas en contra de CC con las carreteras y las inversiones en Sanidad le han pasado factura?

Es curioso todo lo que ha perdido, incluido La Guancha, porque aquí estuvieron gobernando 16 años con mayorías absolutas, y ahora lo han perdido. Sin embargo, ha mejorado el voto para el Cabildo, incluso para el Gobierno canario en estos últimos años. Esto me parece incomprensible teniendo en cuenta las carreteras que tenemos y sufrimos todos los días para desplazarnos o el engaño que sufrimos permanentemente con el mal llamado Hospital del Norte, o el desaguisado que hicieron con el cambio de rutas de las guaguas. En cualquier caso, respeto la votación y la decisión del pueblo, pero no comprendo cómo es posible que aumente el número de votos a esta formación. Hay cosas que en política uno no comprende.

¿Se ha puesto algún tope en el tiempo que estará en la Alcaldía?

Yo comencé en el año 2007 en la oposición y ahí permanecí durante ocho años, preparándome y aprendiendo. Cuando concluya el mandato que ahora comienza cumpliré ocho años de gobierno. Lo que he estado pensando es que una vez acabado este primer mandato, que ha sido atípico porque lo hemos hecho en minoría y, además, con un montón de tropiezos y problemas, pues que lo razonable es estar dos o tres periodos más. Aunque, claro, esto depende del electorado. En mi caso he ido incrementando el número de votos obtenidos y por eso entiendo que estoy todavía en un momento de crecimiento político. En resumen, estos cuatro años y otro mandato más y en función del resultado ya veré.

Fuente: El Día (José Moreno)