CC-PNC del Cabildo tinerfeño solicita que el dispositivo contra incendios forestales se desarrolle todo el año

Información insular

El grupo nacionalista Coalición Canaria-PNC en el Cabildo de Tenerife solicitará en el próximo Pleno que el dispositivo contra incendios forestales de la Corporación insular se amplíe y se desarrolle durante todo el año. La medida pretende dar respuesta a un problema de primer orden que no solo tiene consecuencias ambientales al poner en peligro una biodiversidad única en el mundo, sino que también es un problema de protección civil de gran dimensión que en algunas ocasiones incluso ha producido, desgraciadamente, la pérdida de vidas humanas.

La consejera Blanca Pérez explica que “el Cabildo debe ampliar la temporada de refuerzo del operativo contra incendios forestales que habitualmente se desarrolla entre junio y octubre adecuándola a las necesidades actuales. Es una decisión que ya había expresado Carlos Alonso en primavera, antes del inicio de la presente campaña, para poder dar respuesta a las situaciones que se están produciendo a lo largo del año. No olvidemos que este año se produjo un incendio en mayo y que el año pasado hubo conatos en abril y diciembre. La ampliación del operativo también permitirá aumentar los trabajos que se vienen realizando en los últimos años como labores selvícolas para la reducción del combustible forestal, podas, aclarados, limpieza de pistas, mantenimiento de los cortafuegos y quemas prescritas”.

Pérez señala que “hemos de plantearnos cambiar los modelos de protección contra el fuego, pero no solo aumentando los efectivos y los medios tecnológicos, sino adoptando medidas preventivas que minimicen el riesgo en el monte y en la interfaz forestal. Hemos de dotarnos de un monte más resiliente al fuego, pero también debemos contar con una población más resiliente y con mayor conciencia ambiental. La crisis ambiental que vivimos no pasa solo por medios, planes y ordenanzas. Éstos nos proporcionan soluciones concretas, pero la crisis de valores de la sociedad con respecto a su relación con el entorno solo se puede resolver con educación ambiental. Para ello es fundamental la participación e implicación de las instituciones y de la ciudadanía”.

CC-PNC promoverá en su moción actuaciones en la interfaz forestal con tres medidas. Por un lado, solicita que los municipios tengan ordenanzas para la regulación de actividades forestales, agrícolas, recreativas y urbanísticas en el que se establezcan las obligaciones de los diferentes sujetos y entidades en cuanto a la prevención de incendios. El Cabildo debe liderar este proceso para garantizar la homogeneidad de criterios en todos los municipios de la Isla. La segunda medida es la redacción de Planes de Autoprotección frente a Incendios Forestales en los núcleos de población cercanos a los hábitats forestales, de tal forma que contribuyan a una mejor organización de su defensa contra los incendios y, a su vez, evitar su propagación al monte. Finalmente, el grupo nacionalista solicita la elaboración de un plan de empleo agrícola para poner en cultivo y mejorar las fincas abandonadas, en especial las que se encuentran ubicadas en las zonas de transición y en las medianías.

De igual forma, el grupo CC-PNC en el Cabildo propondrá la elaboración de un plan específico de Educación Ambiental que promueva el conocimiento del entorno, la conciencia ambiental y los riesgos de los incendios forestales. En ese sentido, el plan debe incluir actividades que involucren a la población para fomentar la cultura de la prevención.

CC-PNC recuerda que prácticamente la mitad del territorio de Tenerife tiene algún tipo de protección y que es la Isla del archipiélago canario con mayor superficie forestal. La transformación del modelo económico productivo y las nuevas condiciones ambientales han tenido como consecuencia el abandono paulatino de la agricultura de secano tradicional de medianía. Esa transformación, junto con el abandono de los aprovechamientos forestales, hace que los montes y su entorno tengan una alta carga de combustible que favorece la rápida propagación de los incendios. Si a esto añadimos el cambio climático, con largas temporadas de sequía y el aumento de las olas de calor, nos encontramos con incendios cada vez más frecuentes y de mayor intensidad, por lo que es necesario actuar en las líneas que solicitamos: aumentar el dispositivo, promover las ordenanzas reguladoras municipales y los planes de autoprotección de las zonas pobladas cercanas al monte y elaborar un plan específico de empleo agrícola para las zonas abandonadas y otro de Educación Ambiental dirigido a la población.