CC denuncia que el presupuesto del Cabildo de 2020 castiga la inversión insular

Información insular

El grupo nacionalista Coalición Canaria-PNC del Cabildo de Tenerife muestra su preocupación por el descenso en la inversión en la Isla para 2020, lo que puede provocar un aumento de la tasa de paro. El marco presupuestario aprobado por el nuevo equipo de gobierno del Cabildo para el próximo año es un escenario restrictivo, con una previsión de reducción de ingresos de libre disposición para la Corporación insular en torno al 5,9 % con respecto a este año -algo más de 40 millones de euros menos-, lo que es alarmante.

Además, aunque se prevé una mejora de los ingresos procedentes de la financiación de transferencias de la Comunidad Autónoma y de la aportación del Estado -por el efecto contable de la liquidación de aportaciones de años anteriores-, el peso de la pérdida de la recaudación del Régimen Económico Fiscal (REF) tendrá una incidencia negativa en el total de ingresos, a lo que se suma que el grupo de gobierno no prevé que el nuevo Gobierno de Canarias vuelva a compensar a los Cabildos y Ayuntamientos por la pérdida de recaudación que se produjo como consecuencia de la bajada de tipos del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC).

CC-PNC denuncia que todas estas previsiones se han realizado con un escenario macroeconómico que no ha tenido en cuenta el efecto de la crisis turística, en particular la reciente caída de Thomas Cook y su efecto sobre la recaudación impositiva derivada de la actividad turística, ni tampoco la recesión que se vislumbra en Alemania y Reino Unido, nuestros principales mercados emisores, de forma que es muy probable que el escenario de 2020 sea más pesimista que el adelantado por el actual equipo de gobierno.

Por otro lado, si se confirma el anuncio del Gobierno de Canarias de que va a dedicar el Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) a emergencia social y climática, se agravará el descenso en la inversión, lo que también tendrá un impacto negativo en el empleo.

En cuanto a los gastos, a pesar de establecer una serie de prioridades formales, no se propone ningún cambio apreciable en los créditos del presupuesto, salvo que el ajuste previsto derivado de los menores ingresos se vuelca sobre la inversión del Cabildo. De esta forma, se mantiene el gasto corriente, tanto en capítulo de personal como en gastos de funcionamiento y transferencias corrientes.

El expresidente insular y actual portavoz de CC-PNC, Carlos Alonso, señala que “no parece que el actual grupo de gobierno quiera hacer cambios sustanciales dado que le ha dado a cada área un marco presupuestario similar. El único cambio que vemos es la reducción de la capacidad de inversión del Cabildo, una mala noticia que ya anticipábamos en comunicaciones anteriores”.

Carlos Alonso

“Además hay que tener en cuenta que es muy probable que el presupuesto de 2020 se encuentre con menor financiación afectada -aportaciones que realiza el Estado o la Comunidad Autónoma para gastos ya acordados-, salvo en el caso de la Dependencia por la mejora de la financiación del Convenio de Dependencia que se firmó en el mandato pasado y que ha permitido aumentar el número de plazas concertadas. De igual forma habrá un menor marco para las inversiones no sólo por la reducción de los ingresos sino por la inejecución del presupuesto de 2019 y de las inversiones financieramente sostenibles. A todo eso hay que añadirle que con toda probabilidad no pueda incluirse nueva inversión financieramente sostenible con cargo al presupuesto actual.

Estamos advirtiendo que la inversión del Cabildo va a perder fuelle y con ello el motor de la Isla pasa de velocidad de crucero a ralentí. Esta reducción de la inversión va a tener seguro un impacto negativo en el empleo, contradiciéndose con los objetivos que habían establecido al fijar entre sus objetivos estratégicos la creación de empleo estable. Sin inversión no hay crecimiento ni se crea empleo”, explica Alonso.

El portavoz de CC-PNC explica que “el único elemento positivo vendrá si aceptan nuestra propuesta de amortización de la deuda del Cabildo para llevarla a cero, lo que permitirá el año próximo reducir el gasto financiero y la amortización, dejando hueco de esa forma para gasto productivo”.

Finalmente, está por ver la capacidad para financiar y mejorar la financiación de la política de movilidad anunciada, dado que los créditos iniciales con los que cuenta el presupuesto de 2020 para esta política serán inferiores a los créditos que se han venido incorporando en 2019 como consecuencia de la financiación del bono residente canario.