Asier de la Iglesia: “Nadie quería tener un jugador con esclerosis múltiple en su equipo”

Buenavista del Norte/Miscelánea

El Pabellón de Deportes de Buenavista del Norte acogió este viernes la ponencia Esfuerzo, superación y solidaridad en torno a la Esclerosis Múltiple del jugador de baloncesto, diagnosticado de Esclerosis Múltiple (EM), Asier de la Iglesia. La jornada, que arrancó a las 17.30 horas, también contó con la participación del Club Ademi Tenerife, que realizó una masterclass de baloncesto en silla de ruedas. En la actividad, De la Iglesia aseveró que, cuando le diagnosticaron la enfermedad, “nadie quería tener un jugador con Esclerosis Múltiple en su equipo”.

El encuentro se enmarcó en el Programa de Actividades Previas de Sensibilización y Formación de Buenavista Diversa, unas jornadas que apuestan por la inclusión y el empoderamiento de las personas, sean cual sean sus capacidades, mediante un festival dedicado al ocio y al bienestar que tendrá lugar entre el 6 y 8 de junio.

En su intervención, el jugador de la liga EBA narró sus comienzos en el baloncesto hasta su llegada a la categoría profesional del deporte. Su relación con la EM se remonta a hace aproximadamente 6 años. El guipuzcoano aseguró que, en esa época, sus extremidades se dormían con cierta frecuencia. Tras algunas pruebas, De la Iglesia fue diagnosticado de esta enfermedad que, en la actualidad, tiene 47.000 afectados en España.

“Ningún equipo quería tener un jugador con Esclerosis Múltiple”, aseveró. Tras casi cuatro años sin equipo, el guipuzcoano remontó la partida: debutó en la liga ACB y se convirtió en el jugador más valorado, en 2018, de la liga EBA.

Investigación

Asimismo, De la Iglesia hizo hincapié en la falta de investigación sobre este padecimiento por parte de la Administración Pública: “Mi tratamiento cuesta 1.200 euros al mes, pero solo dedicamos 7 euros por persona para investigarla al año”.

Para paliar esta carencia, el actual jugador de baloncesto lidera la iniciativa #BailandoconEM. Un proyecto que ha lanzado a la venta, tanto física como online, productos solidarios bajo el lema: “No esperes a que pase la tormenta, aprende a bailar bajo la lluvia”. El guipuzcoano se mostró muy contento con los resultados: “En solo un año, hemos recaudado unos 85.000 euros para la enfermedad”.

Asimismo, el jugador trasladó a los asistentes la necesidad de adaptarse a las circunstancias que nos tocan vivir y desmontó varias falsas creencias que se esconden tras su enfermedad.

La tarde se cerró con la masterclass de Baloncesto en silla de ruedas del Club Ademi Tenerife. El equipo, que acude por cuarto año consecutivo a estas jornadas, realizó una demostración de este deporte adaptado.